10 ERRORES EN EL ENTRENAMIENTO CICLISTA

entrenamiento ciclista

En el entrenamiento ciclista no basta con entrenar duro para obtener resultado. De nada os sirve machacaros si cometéis errores a la hora de entrenar.  En el post de hoy os vamos a detallar cuáles son los 10 pecados capitales del entrenamiento ciclista. Y es que en el entrenamiento ciclista es muy fácil cometer errores. Y a su vez, es imprescindible no cometerlos para obtener resultados.

Los pecados capitales del entrenamiento ciclista

  1. Entrenar siempre solo

Entrenar en compañía te ayudará a mejorar. Además, los entrenamientos serán más ameno. Es importante que salgáis con gente que tenga vuestro mismo nivel.

  1. Entrenar siempre a un mismo ritmo

Es fundamental variar la intensidad de cada salida y durante cada entrenamiento. Entrenar siempre al mismo ritmo es monótono y no crea adaptación en vuestros organismos porque no recibe estímulos nuevos. Para ello, es necesario planificar un poco los entrenamientos, salir cada día con un objetivo preestablecido. No lo baséis todo en tiempo y kilómetro, la intensidad es muy importante.

  1. No descansar

El entrenamiento consiste en someter a vuestro cuerpo a una carga con el objetivo de estimularlo y que se acostumbre a ella. Pero para poder asimilar esa carga necesitáis descansar y si no lo hacéis, exponéis a vuestro cuerpo a una continua fatiga de la que nunca se recupera.

  1. Entrenar mucho esporádicamente

Es mejor entrenar poco frecuentemente que mucho de vez en cuando. Estudios sobre fisiología deportiva concluyen que se necesitan al menos cuatro días a la semana de entrenamiento para obtener beneficios de cara a mejorar el rendimiento.

  1. Solo atender a tus puntos fuertes

En el entrenamiento ciclista hay que dedicar tiempo a vuestros puntos débiles. De esta forma, seréis más completo y careceréis de puntos débiles.

  1. Tratar de recuperar el tiempo

Si os habéis “saltado” un entreno de intensidad, recupéralo en lugar de un día de fondo. Si te “comiste” un día de fondo o de descanso activo continúa donde lo dejaste.

  1. Comer o beber demasiado tarde

Si esperáis a tener sed o hambre será demasiado tarde. Debéis beber unos cuantos sorbos de agua cada 15 minutos. De esta forma evitaréis deshidrataros durante el entrenamiento ciclista. Si tenéis hambre, es una señal de que estáis tirando de vuestras grasas e iréis más despacio.

  1. Entrenar demasiado fuerte cuando estáis enfermo

Ante enfermedades o lesiones graves hay que parar. Si es un trastorno leve podéis probar a salir suave y ves las sensaciones. Si son buenas, sigue adelante pero con mucha precaución.

  1. Tener una actitud negativa

Durante esa mala racha no tenéis más remedio que dejarla pasar sin descuidar vuestro entrenamiento y de la manera más positiva posible.

  1. Ser muy estricto

El entrenamiento ciclista debe ser cuidado al máximo, pero no debe convertirse nunca en una obsesión. Sino acabará convirtiéndose en una tortura y se trata de disfrutar sobre tu bici

 

FUENTE: mountainbike.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *