10 MITOS SOBRE LA ALIMENTACIÓN CICLISTA

fad3919357d2b5ec8913e2aecabe2242

  1. Entrenar en ayunas adelgaza y ayuda a mejorar la resistencia: Este tipo de entrenamiento no se le da bien a todo el mundo y no adelgazarás si después desayunas a lo bestia. Es cierto que puede funcionar, pero solo si lo haces perfectamente. No es recomendable rodar más de 45 minutos. Lo que os recomendamos es que salgáis en ayunas pero con bebida y comida energética, que tomaréis a los 40 minutos, lo que os permitirá seguir rodando más tiempo.
  2. Evita la grasa: Las grasas sirven de reserva para disponer de energía cuando no podemos alimentarnos (entrenamiento de fondo o resistencia, épocas de hambruna, etc.) Para poder beneficiarte de las grasas sólo tienes que elegir las grasas más sanas (insaturadas), que son las que tienen los pescados de aguas frías (atún, salmón, sardina, caballa, etc.) y los aceites vegetales (aceite de oliva, de girasol, frutos secos, aguacate, etc.) y evitar las grasas perjudiciales (saturadas) que aparecen en las carnes grasas, huevos, lácteos y derivados.
  3. Cuantos más carbohidratos, más energía sobre la bici: Hoy en día hay un abuso de pasta en las dietas ciclistas, una dieta que no suele estar falta de vitaminas, minerales, fibras, proteínas y grasas.
  4. La fibra y los cereales integrales pueden provocar problemas de estómago en la bici: La fibra no tiene porqué ser indigesta, es un nutriente básico para el equilibrio intestinal, y aunque vayas al baño todos los días, la necesitas para lograr una flora intestinal sana y un sistema inmunológico fuerte que te proteja de infecciones.
  5. No tomar leche ni lácteos: el calcio es un mineral clave, forma parte de los huesos, dientes y tendones, interviene en la contracción y relajación muscular de los huesos, en el ritmo cardiaco y la coagulación sanguínea. Es un mineral tan importante que cuando disminuyen los niveles de calcio en sangre, se ponen en marcha mecanismos para extraerlo de los huesos y mantener el equilibrio.
  6. Antes de salir a pedalear puedes desayunar todo lo que quieras: Es una falsa leyenda que tiene su origen en lo que algunos ciclistas hacían hace años antes de las etapas.
  7. En bici se quema todo lo que se come: La genética manda en el mundo del adelgazamiento, y si quieres afinar, no basta con entrenar 3 o 4 horas en la bici e ir al gimnasio. También tienes que cuidar tu alimentación, ajustar las calorías que tomas cada día y evitar alimentos ricos en grasas y azúcares sencillos.
  8. La cerveza es buena para hidratar en las paradas: Está prohibido y es peligroso. En cuanto a lo tomar la caña después de entrenar, ya duchados y con la bici en casa, no hay problema siempre que sea con mesura.
  9. Cuantas más proteínas mejor: Las proteínas son la materia prima con la que se construyen tus músculos; están compuestas por aminoácidos. Cuando son digeridas en el tubo digestivo lo que pasa a la sangre no son las proteínas, sino esos aminoácidos que van a todas las células del cuerpo para regenerarlas. Pero en la reparación celular no utilizamos todos los aminoácidos que ingerimos; el resto sobrante se convierte en grasas y azúcares. Sí, lo has entendido bien: el exceso de proteínas da lugar a un incremento del porcentaje de tejido graso en vez de músculos más grandes.
  10. Dieta según el grupo sanguíneo: se basa en que cada grupo sanguíneo tiene un sistema digestivo diferente y, por tanto, reacciona de forma distinta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *