3 CONSEJOS PARA UN CORRECTO MANTENIMIENTO DE LA HORQUILLA

El mantenimiento de la horquilla es uno de los puntos más importantes y delicados de la bicicleta. La horquilla requiere un mantenimiento específico y regular para su correcto funcionamiento. Un mantenimiento que hay que realizar puntualmente. En este post os porcionamos tes consejos con los cuales podrás alargar la vida útil de tu horquilla.

MANTENIMIENTO DE LA HORQUILLA

Limpiar antes de salir con la bici:

Es fundamental que antes de coger la bicicleta limpiéis la horquilla. Cuando la horquilla comience a trabajar, debe hacerlo sin barro, polvo o suciedad en las barras y en las zonas cercanas a los retenes. Este proceso podréis realizarlo en poco tiempo, con un simple paño húmedo.

Lubricar las barras:

Como todos sabréis la horquilla cuenta con su propia lubricación interna, pero también es muy importante que las barra se encuentre lubricada. Los retenes de la horquilla cuentan con dos partes, una interna y una externa (guardapolvos) la cuales debe encontrarse lubricada para trabajar perfectamente y evitar de esta forma la fricción. Tan importante es el lubricado como el secado posterior, es decir el guardapolvo no debe quedarse húmedo, sino inmediatamente se quedaría pegado todo el barro y la suciedad nada más salir.

Revisión completa anual

Un completo mantenimiento de la horquilla anualmente es algo obligatorio si queréis que estas funcionen adecuadamente durante mucho tiempo. El punto clave de esta revisión es el cambio retenes y de aceites

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *