3 CONSEJOS PARA PREVENIR LAS AGUJETAS

prevenir las agujetas

En el post de hoy vamos a explicarlos cómo prevenir las agujetas. Ya que, todos los que habéis cogido la bicicleta después de un tiempo inactivo, habéis sufridos las famosas y temibles agujetas. Científicamente conocidas como: dolor muscular de origen retardado.

Prevenir las agujetas es posible o, al menos, hacer que el dolor sea más liviano y fácil de llevar.

¿SON LAS AGUJETAS FRUTOS DEL ÁCIDO LÁCTICO?

La sensación de sufrir de agujetas, es un dolor a nivel muscular, que tiende a aparecer de forma retardada. Es decir, una vez has terminado tu ejercicio, normalmente entre 12 y 24 horas después.

La idea de que el ácido láctico era el responsable de las agujetas se ha mantenido durante muchos años. Después se demostró que el origen de las agujetas se encuentra en las micros-roturas musculares ocasionadas a raíz del ejercicio. Dando paso a una reacción inflamatoria e irritación de las fibras nerviosas que producen dolor.

Lo cierto es que la transformación del ácido láctico puede provocar un aumento de iones de hidrógeno y, por tanto, de acidez muscular. Sin embargo, esta no es más que una reacción más que liberan estos iones en el músculo.

Por eso, podemos afirmar que el ácido láctico no es el responsable único de las agujetas. Sino que juegan un papel esencial otros factores como una correcta hidratación corporal, la capacidad de producir energía,… y muchos otros aspectos relacionados con la alimentación y las características físicas de la persona.

CÓMO EVITAR LAS AGUJETAS

  • Una de las mejores formas es evitar ese ejercicio tan intenso al que tu cuerpo no está acostumbrado.
  • En vuestras primeras salidas deberéis escoger recorridos de poca exigencia física. Es decir, sin mucho desnivel o dificultad técnica.
  • Es importante que puedas hacer un buen calentamiento, progresivo de menos a más. Además, es fundamental estirar los músculos adecuadamente tras las primeras salidas.

 

CÓMO TRATAR LAS AGUJETAS

Lo más efectivo para las agujetas es el tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (Aines), cremas antiinflamatorias y tratamiento de la zona afectada con crioterapia (frío).

Otra forma de tratar las agujetas es repetir el mismo tipo de ejercicio de forma suave, ya que de esta manera se aumenta el riego sanguíneo en la zona afectada, reduciendo los metabolitos y paliando en cierto grado el dolor sufrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *