3 FORMAS DE AJUSTAR LA ALTURA DEL SILLÍN DE UNA BICICLETA

ajustar la altura del sillín

Ajustar la altura del sillín es la primera operación mecánica que todo ciclista realiza antes de montarse en una bicicleta. La altura del sillín influye directamente en la eficiencia del pedaleo de un ciclista. Siendo además la principal causante de lesiones, pérdidas de rendimiento e incomodidad cuando está mal ajustado.

Cada ciclista necesita ajustar la altura del sillín de una bicicleta de forma única y personal. Por lo que no valen las medidas usadas por otros compañeros ni en otras bicicletas. Dicho esto, os exponemos tres formas de ajustar la altura del sillín de forma precisa.

3 FORMAS DE AJUSTAR LA ALTURA DEL SILLÍN

  • Mediante la medida de entrepierna: Para conocer la altura óptima que tendría que tener nuestro sillín tenemos que recurrir a la fórmula: medida de entrepierna x 0.885 = Altura del sillín. ¿Cómo se mide la entrepierna? Estando de pie y descalzo, colocamos un libro, revista o similar entre las piernas haciendo tope en el perineo. La medida se toma desde el extremo superior del libro o revista hasta el suelo ayudándonos de un metro. Suponiendo que nuestra medida de entrepierna es de 86 centímetros, 86 x 0.885 arroja un resultado aproximado de 76 centímetros. Midiendo desde el centro del eje del pedalier (o bielas) hasta la horizontal del sillín en su punto más alto. Situamos el sillín a la medida calculada y obtenemos la posición teórica según nuestra medida de entrepierna.
  • Mediante la extensión de rodilla: Un método práctico, especialmente indicado para ajustar la altura del sillín en tiendas o sobre la marcha en mitad de una ruta. ¿Cómo se realiza esta operación? Subidos en la bicicleta y sentados sobre el sillín, apoyamos el talón del pie sobre el pedal y pedaleamos hacia atrás hasta situar el pie en la zona más alejada del sillín (abajo y un poco adelantado) sin perder la horizontalidad de la línea de caderas. En esta posición y siempre apoyada sobre el talón, la pierna debe quedar completamente extendida. Teniendo en cuenta que a la hora de pedalear lo haremos apoyando el metatarso del pie. Consiguiendo la extensión correcta de la rodilla.
  • Mediante un estudio biomecánico: Es el método más preciso. Y el más indicado para ciclistas con aspiraciones competitivas o para aquellas personas con problemas físicos o lesión. Factores como la postura adoptada sobre la bicicleta, el avance del sillín o necesidades físicas personales influyen directamente en la altura del mismo. Siendo un estudio biomecánico la opción más aconsejable para adaptar la bicicleta a la fisiología del ciclista.

 

FUENTE: todomountainbike.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *