3 FORMAS DE RECUPERAR TUS MÚSCULOS TRAS UN ESFUERZO

Para asimilar todo nuestro esfuerzo y que el entrenamiento se transforme en unos músculos potentes hay unas buenas costumbres a tomar cuando aparcamos la bici…

1. ESTIRAMIENTOS:

Para que el hecho de estirar sea eficaz:

  • No te hagas daño: Tienes que sentir que el músculo se estira forzando un poco, pero sin aproximaros a la barrera del dolor.
  • La constancia: Es mucho mejor estirar todos los días un poco, que no hacerlo nunca y darte un día una paliza estirando.
  • Mejor después: Concentra los estiramientos al final de cada entrenamiento, limpiarás tus músculos de residuos.

2. AUTOMASAJE:

El momento ideal es durante la ducha tras el ejercicio. En pocos minutos habrás dejados tus músculos listos para una óptima recuperación. Para ello:

  • Utiliza algún producto como el aceite o crema especial para masajes para no enrojecer la piel.
  • No te metas los dedos entre los músculos con fuerza, ya que este tipo de masaje está recomendado para su práctica diaria y con el único propósito de relajar un poco la musculatura y limpiarla tras el ejercicio.
  • Antes de salir de la ducha aplica agua caliente sobre los músculos masajeados hasta que se enrojezcan un poco. Corta el agua caliente y aplica agua fresca durante unos 20 o 30 segundos. Estos contrastes de temperatura de dejarán los músculos como nuevos.

3. EL SUEÑO

Durante las horas de sueño nuestro cuerpo se relaja, segrega por sí mismo un montón de sustancias que aceleran la recuperación.

En el cuerpo hay una serie de circunstancias denominadas biorritmos. Estos biorritmos cuando se regularizan con una serie de hábitos constantes provocan que el cuerpo se armonice y siempre funciones de la misma forma.

 

FUENTE: mountainbike.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *