3 FUERZAS A VENCER EN LA BICICLETA

ciclista superando las fuerzas contra pedaleo

¿Sabes cómo vencer la aerodinámica en la bicicleta? A menudo, nos solemos obsesionar con querer llevar un casco aero o algún tipo de equipación que nos facilite esta tarea pero no es así. La realidad es que nos olvidamos de otros factores que a nivel de eficiencia pueden ser más importantes.

En el ciclismo tenemos fuerzas de propulsión generadas a través de nuestro pedaleo, y por el contrario, tenemos las fuerzas que se oponen al pedaleo y que son contra las que tenemos que pelear. Al apretar en los pedales nos encontramos con tres fuerzas a vencer: la gravedad, la fuerza de rozamiento con el asfalto y la fuerza del viento (aerodinámica).

Gravedad

¿Cómo usarla en nuestro beneficio? En llano, es un factor que parece que importa menos, pero en cambio en los puertos de montaña, está claro que cuanto más pesemos y más empinada sea la cuesta por la que vamos, más nos va a costar. El peso del ciclista es un factor muy importante.

El rozamiento de las ruedas con el asfalto

– Carreteras: las hay mejor y peor asfaltadas. Además hay que tener en cuenta que la resistencia por rodadura es un poquito mayor con más velocidad, es decir, a 40km/h supondría un 12% del esfuerzo a vencer.

– El grosor de las cubiertas: aunque siempre la tendencia es a usar cuanto más fina mejor, no penaliza tanto el rozamiento. No por tener ruedas más finas el rozamiento con el asfalto es menor.

– Presión de las cámaras: a veces pensamos que hay que llenarlas al máximo y en vez de rodar lo que hacemos es botar en cada bache. Recomendamos que tanto en tubular como con cámara se metan 9 kg de presión.

Aerodinámica

Esta es la fuerza que más nos obsesiona. La resistencia aerodinámica sube exponencialmente conforme aumenta la velocidad. A partir de 13km/h la aerodinámica es la principal resistencia a vencer llegando a ser a 40km/h del 88%.

Habría que tener en cuenta la velocidad, la densidad del aire (menor a más altura), la superficie frontal y el coeficiente de penetración.

La bicicleta supone 1/3 del rozamiento aerodinámico mientras que la posición y el cuerpo supone 2/3 del rozamiento. Para ir más rápidos deberíamos dar más importancia a la posición en la bicicleta y a la pérdida de peso, que a la aerodinámica de la propia bicicleta.

En conclusión, debemos tener en cuenta que no por tener elementos “aeros” vamos a ir más rápidos (algo sí, pero no es lo principal). Es muy importante mantener la posición correcta para que los elementos externos cumplan sus función, y en definitiva, se refleje en el rendimiento.

 

 

Fuente: http://www.planetatriatlon.com/la-aerodinamica-en-el-ciclismo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *