3 pasos para centrar la rueda de tu bicicleta

Una rueda descentrada puede ser bastante peligrosa porque es más frágil y existen muchas posibilidades de que la rueda se doble aún más o se rompa si sigue rodando en esas condiciones. Por este motivo, es muy importante que comprobéis cada cierto tiempo que las ruedas de vuestras bicicletas se encuentren perfectamente centradas y giren correctamente.

Centrar una rueda es una operación de mantenimiento que se debe realizar con relativa frecuencia, dependiendo del uso que le demos a nuestra bicicleta.

20150728_140325

Un choque, una caída o simplemente el uso suelen ser los principales motivos por los que las ruedas se descentran.  El centrado de rueda tiene un principio muy básico, cada lado de la rueda posee radios distintos, los que se anclan al lado del disco, que son más largos y tienen menos tensión que los que se anclan al lado del piñón, los cuales tienen más tensión y son más cortos.

Por ejemplo, si la rueda esta descentrada hacia la derecha, habrá que apretar los radios del lado izquierdo e incluso aflojar los del lado derecho, hay que ir jugando con estas dos posibilidades, hasta tener los radios de ambos lados con la misma tensión y la llanta centrada correctamente.

Para centrar una rueda necesitaréis una llave para radios adecuada a las cabecillas de vuestros radios, un centrador (herramienta algo específica y cara) y una herramienta opcional sería un tensiómetro para conocer la tensión de los radios.

20150728_140237

El primer paso es desmontar la cubierta  y la cámara de la rueda para así poder trabajar únicamente con la llanta.

El segundo paso es colocarnos en frente de la llanta y tomando un punto como referencia, que normalmente es el agujero de la válvula, comenzaréis a girar lentamente la rueda. Si se echáis un poco de aceite en la cabecilla de los radios, es más fácil que la rueda gire y os resultará más sencillo hacer el centrado. Cuando observéis una desviación de la rueda marcáis con un lápiz los radios que se deben ajustar o también podréis comenzar a ajustar sobre la marcha.

El tercer y último paso consiste en apretar o aflojar los radios de la zona afectada de la llanta. El número de radios a trabajar depende de la longitud de la deformación. Conviene empezar por un ¼ de vuelta por cada radio,  y quizás por ½ vuelta en la zona central si la deformación es muy amplia.

20150728_140337

Es muy importante que vayáis poco a poco, apretando de un lado y aflojando del otro si es necesario, y después ir girando la rueda para comprobar que el descentrado se va corrigiendo. Cómo sabes si tenemos que apretar o aflojar, para ello debemos coger los radios de dos en dos con los dedos y comprobar que ambos se encuetren equilibrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *