4 CLAVES PARA AFRONTAR UN CORTADO

cortado

Un cortado es un escalón muy grande, de medio metro en adelante, vertical o casi. El cortado del vídeo está en Simón Verde y tiene una altura vertical aproximada de 1,30 metros. La recepción es un tramo que tiene 70 grados de inclinación y el total de altura que cubre entre la vertical y esta zona ronda los 2,5 metros.

CÓMO AFRONTAR UN CORTADO

  1. Visualizar la bajada y el recorrido que vamos a tener que seguir.

Es muy importante saber el recorrido por el que vamos a llegar y por el que vamos a seguir para no encontrarnos con ningún imprevisto. Tienes que mirar a dónde quieres ir y no a donde no quieres ir.  Una vez tengamos esto claro, lo siguiente es calcular la velocidad.

  1. Llegar con la velocidad adecuada

Cada persona tendrá una velocidad y cada cortado requiere una determinada velocidad. La velocidad ideal es la que te permita entrar sin que la rueda se despegue del suelo. Y sino es posible, al menos que lo haga lo mínimo posible. Si vas con demasiada velocidad saltarás sobre la bici y lo más seguro es que la rueda delantera se clave en el suelo. Por lo tanto, necesitarás tener más habilidad para absorber el impacto y no acabar en el suelo. Controlaremos la velocidad justo hasta el punto donde esté la vertical. Ahí soltamos los frenos y los volveréis a coger cuando toquéis suelo con las ruedas.

  1. Colocar bien el cuerpo

El cuerpo debe estar más o menos centrado pero un poco echado hacia atrás. Si nos echamos demasiado atrás, perderemos el control de la rueda delantera al restarle mucho peso. Y si nos adelantamos demasiado saldremos de frente al tocar el suelo. Los brazos deben estar flexionados (entre 10 y 15 grados con respecto al codo) y nunca estirados.

  1. Amortiguar el impacto con el cuerpo.

Como llevaremos los brazos y las piernas flexionados, será más fácil la amortiguación del impacto con el suelo. Si no amortiguamos bien la caída, puede suceder que peguemos un salto hacia delante y salgamos disparados o que se nos descontrole la bicicleta. Además,  las suspensiones sufren mucho más, si no lo hacemos. Ya que este movimiento les resta trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *