4 consejos para iniciaros en el entrenamiento ciclista

El ciclismo requiere de un periodo de adaptación y de entrenamiento básico para habituarse a dar pedales y para que el rendimiento sobre la bicicleta aumente. Para comenzar a rodar de forma más o menos seria, os proponemos cuatro pautas a seguir:

entenamiento

  1. Salir a rodar: Para comenzar es suficiente con que salgáis de 2 a 4 veces por semanas durante media hora o una hora. Según os vayáis encontrando físicamente tendréis que seguir este tipo de entrenamiento de dos a seis semanas de forma consecutiva.
  2. Salir en compañía: Salir a rodar en grupo os irá enseñando todas las habilidades básicas y las costumbres del mundo del ciclismo. Además, vuestro rendimiento aumentará cuando salgáis con compañía, ya que tendréis que ir al ritmo del grupo y eso os hará esforzaros más todavía.
  3. Comenzar con los intervalos: Una vez superado el punto unos y dos, podéis asegurar que tenéis una cierta forma física sobre la bicicleta y es el momento en el que vuestras salidas deben aumentar la duración hasta los 45 y 75 minutos por sesión de 3 a 5 días por semana. Este es el momento perfecto de añadir los intervalos.
  4. Rodar, rodar y rodar: Todo lo expuesto anteriormente son reglas básicas para que os iniciéis el entrenamiento ciclista, pero lo más aconsejable de todo es rodar, rodar y rodar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *