4 COSAS EN LAS QUE PENSAR CUANDO NO QUIERES ENTRENAR

entrenar

Una vez que decides ponerte unas metas durante el año para estar en forma, pasas por diferentes ciclos. Está el ciclo donde tienes muchas ganas de entrenar y no hay nada que te detenga. Y por el contrario, hay momentos en los que entrenar se nos convierte en una “pesadilla” y se hacen cuesta arriba. Precisamente, estos son los días en los cuales es importante salir, aunque no tengas ganas. Aquí es cuando educamos un poco a nuestra mente. Debemos aprender a sobreponernos a los malos momentos. Seguramente tendremos muchos momentos así en las competiciones. Y son los que diferencian a los grandes campeones de un deportista común.

CUANDO NO TIENES GANAS DE ENTRENAR PIENSA QUE…

  1. Si no sales a entrenar seguramente después te sentirás mucho peor. Le darás tantas vueltas a la cabeza que desearás haber salido.
  2. Los momentos malos son para todos, y todos en competición vamos a pasar por alguno. Es el momento en que el debemos superarnos a nosotros mismos.
  3. Debes pensar en tu meta y que esto que estás haciendo es beneficioso para alcanzar el objetivo que te propusiste.
  4. Sobreponerte a los días malos son los que te van hacer más fuerte. Conseguirás más que beneficios a nivel psicológico que disfrutar de un día bueno de entreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *