6 claves para mejorar tu velocidad

Existe la creencia que en ciclismo solo es necesario trabajar la intensidad, algo totalmente erróneo. Obviamente, esta cualidad es la base sobre la que se sustenta buena parte de nuestro rendimiento, pero no de manera exclusiva.

Si queréis ser un ciclista completo, también necesitaréis esa velocidad en momentos puntuales; un sprint, pasar un repecho corto o enlazar rápidamente con un grupo cabecero del que te has cortado, todo ello será más sencillo si trabajas tu explosividad, es decir, ganar velocidad en el menor tiempo posible.

Si entrenas ciclismo y notas que tu velocidad de crucero se ha estancado posiblemente sea porque siempre haces el mismo tipo de entrenamiento. Por este motivo, te proponemos 6 claves para mejorar tu velocidad sobre la bicicleta:

velocidad

 

  1. Esfuerzos cortos

Obviamente para aumentar tu explosividad, debes obligar a que tu metabolismo genere enormes cantidades de energía en intervalos de tiempo muy cortos. Solo de esta manera podrás trabajar con la máxima intensidad posible. De lo contrario, la fatiga comenzará a limitarte y no podrás trabajar a la velocidad adecuada. Plantéate hacer intervalos con tu bicicleta pedaleando a la máxima intensidad posible durante 5, 10 ó 20’’. No más largos, sino ya entrarás a trabajar otras capacidades más condicionadas por la fatiga.

 

  1. Recuperaciones largas

Para poder trabajar al límite de tus capacidades es fundamental que entre intervalo e intervalo dejes una recuperación amplia. De esa manera te aseguras un periodo de descanso suficiente como para comenzar el siguiente intervalo en las mismas condiciones que el anterior. Como pauta general, deja una recuperación el triple de extensa que el intervalo de trabajo.

 

  1. Mejor, descansado
    Los días en los que quieras trabajar tu velocidad debes estar descansado, por tanto, procura que el entrenamiento anterior haya sido suave o regenerativo. De lo contrario tu musculatura estará fatigada y no podrá rendir a los niveles críticos de intensidad como para crear las mejoras esperadas en este aspecto de nuestro rendimiento.

 

  1. Resistencia adicional
    A menudo, hacer intervalos o trabajar la explosividad en llano no supone la resistencia mínima para llegar al máximo de nuestras posibilidades. Arrancar a pedalear con un desarrollo un poco más duro de lo normal o hacerlo en ligera subida suele dar ese extra de resistencia que nos hará alcanzar con más facilidad nuestra máxima explosividad.

 

  1. Utiliza la técnica
    Ser rápido y explosivo no solo es cuestión de cualidades físicas. Los movimientos explosivos sobre la bici requieren también de cierta coordinación para que la fuerza que aplicamos, pueda traducirse en avance inmediato de la bicicleta. Para ello, es primordial siempre acompañar con los brazos de manera natural los movimientos de la bicicleta y del manillar así como mantener el peso de manera equilibrada y centrada sobre la bicicleta. Fíjate en los movimientos de un esprinter, aunque no te lo parezcan,

 

  1. Hazlo en forma                                                                                                                                   Trabajar a una alta intensidad, aunque sean en intervalos de tiempo muy cortos, requiere que tengas un mínimo de condición física basada en la resistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *