7 errores que debes evitar en la planificación de tu entrenamiento

El ciclismo, como casi todas las disciplinas deportivas, requieres de una cierta planificación para realizar un entrenamiento si queréis seguir mejorando.  Para tener un entrenamiento perfectamente planificado, deberéis evitar caer en estos errores:

entrenamiento

  • Hacer siempre la misma ruta: Realizar el mismo recorrido, aunque es lo más cómodo, no os beneficiará para nada en vuestra progresión, ya que os estancaréis con suma facilidad. Os recomendamos que tengáis un amplio abanico de rutas para ir combinándolas, rutas más largas, más cortas, con subida, con bajadas…
  • Entrenar siempre al mismo ritmo: Varía la intensidad de cada salida y durante cada entrenamiento. Entrenar siempre al mismo ritmo es monótono y no crea adaptación en tu organismo porque no recibe estímulos nuevos. Si planificas correctamente tu entrenamiento, debes salir cada día con un objetivo preestablecido. No lo bases todo en tiempo y kilómetros, la intensidad también juega un papel fundamental. Por ejemplo, planifica un día fuerte, otro suave, el siguiente largo o el próximo con diferentes intensidades, y recuerda intercalar descansos.
  • No descansar: El entrenamiento consiste en someter a tu cuerpo a una carga con el objetivo de estimularlo y que se acostumbre a ella. Pero para poder asimilar esa carga necesitas descansar y si no lo haces expones a tu cuerpo a una continua fatiga de la que nunca se recupera. Necesitas al menos 7 horas de sueño diarias. Muchos órganos y mecanismos hormonales se activan mientras duermes y serán relevantes de cara a tu rendimiento.
  • Seguir al líder: Si salís en grupo no debéis de forzar a vuestro cuerpo para intentar seguir la estala del líder del grupo. Tu cuerpo necesita adaptarse a los esfuerzos, no siempre podéis salir a la misma intensidad.
  • Salir solo los domingos: Para obtener una progresión el cuerpo necesita esfuerzos continuos y repetidos a lo largo de la semana.
  • No hidratarse sobre la bici: Hay mucha gente que cae en el error de salir sin agua porque va a entrenar poco, pero lo normal es que acabe son sed y cuando se experimenta esa sensación se señal que habéis comenzado a deshidrataros.
  • No hacer estiramiento ni antes ni después del entrenamiento: estirar antes es beneficioso para calentar los músculos y después para evitar que los músculos se acorten, sobre todo los músculos posteriores. Los estiramientos son imprescindibles para conseguir esa evolución, incluso es recomendable realizar sesiones específicas una vez a la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *