8 CLAVES PARA SUBIR UN PUERTO DE MONTAÑA

subir un puerto de montaña

Subir un puerto de montaña es uno de los grandes retos al que se enfrenta la mayoría de los ciclistas. El objetivo del post de hoy es proporcionaros las claves necesarias para optimizar al máximo vuestras subidas. De esta forma, lograréis subir el puerto sin morir en el intento.

8 Claves para subir un puerto de montaña

1. Cadencia

Cuando el grupo realice un cambio de ritmo intenta alcanzarles a base de cadencia. En general, la mejor forma de subir un puerto de montaña es hacerlo con un desarrollo leve y cadencias altas. Así, la acumulación de lactato en los músculos será sostenible y no os dejará tocado. Además, a base de cadencia también se pueden alcanzar cifras de vatios increíbles.

2. Resistencia anaeróbica

La potencia tiene un fuerte componente genético, por lo que algunos pueden tenerlas y otros no. Aunque, también es posible entrenarla. Es interesante que cuentes con una adecuada base anaeróbica para que puedas digerir los cambios de ritmo o pendientes.

3. Ahorra energía

Muchos de vosotros necesitáis dar lo mejor de vosotros mismo a la hora de subir un puerto de montaña. Por lo tanto, la mejor idea es ahorrar toda la energía posible. De esta forma, podréis alcanzar las pendientes lo más entero posible.

4. Equilibrio en la cadencia

La cadencia ideal estará comprendida entre 60 y 80 pedaladas. Menos de 60 pedaladas estarás sobrecargando la musculatura. Por lo tanto, si no estáis entrenando, a la larga os puede provocar calambres por fatiga muscular. Además, irá en perjuicio de vuestro sistema cardiovascular.

5. Entrena la resistencia aeróbica

Para mejorar la resistencia aeróbica hay que realizar entrenamientos de muchos kilómetros a un ritmo sostenido, relativamente bajo, con pulsaciones bajas y con un desarrollo asequible. Si has hecho una base en condiciones y has desarrollado la resistencia aeróbica, puedes subir un puerto a una cadencia elevada y durante muchos kilómetros.

6. No superes tu umbral anaeróbico

Es mejor subir durante mucho tiempo a una cierta velocidad que durante un rato breve por encima de vuestras posibilidades. Ya que algún momento os quedaréis clavados.

7. Mide tu hidratación y avituallamiento.

El mejor momento para meter energía en el cuerpo es en los kilómetros previos a la subida. Y es que, a lo largo de la subida vais a consumir mucha glucosa. Por ello, no tenéis que esperar a sentir el desfallecimiento para comer algo, sino que tenéis que anticiparos. La hidratación, por su parte, se tiene que realizar de forma regular durante todo el ejercicio.

8. Alterna la posición sobre la bicicleta.

En pie sobre los pedales haréis más fuerza y cargaréis más los brazos. Aunque, no podréis mantener esa postura durante mucho rato. Sentado, por el contrario, serán vuestros riñones quienes hablen de vuestra fuerza cuesta arriba. La clave es que combinéis ambas opciones para así conseguir una subida equilibrada.

Os dejamos el enlace a nuestro post: 10 trucos para subir más rápido. Seguro que también os será de gran ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *