8 hábitos poco saludables para cualquier deportista

Existe una creencia que viene a decir que si practicamos deporte nuestra vida ya es saludable, pero de lo que no nos damos cuenta es que el resto del tiempo, incluso durante la práctica de deporte también, solemos incurrir en una serie de hábitos poco saludables que todo deportista debería evitar.

Aquí os dejamos los 8 hábitos que deben de desaparecer de nuestra vida cotidiana:

1. Mala alimentación: El deportista necesita un adecuado aporte de energía en forma de una alimentación sana y equilibrada. Al cuidar su alimentación el deportista favorece y facilita los procesos de recuperación, y especialmente la fase anabólica de respuesta al catabolismo producido por los esfuerzos del entrenamiento.

Nuestra alimentación no puede basarse en la denominada "comida basura"
Nuestra alimentación no puede basarse en la denominada “comida basura”

 

2. Saltarse el desayuno: Es la comida más importante del día. Cuando nos saltamos el desayuno nuestro cuerpo mantiene el metabolismo ralentizado y nuestros niveles de energía se encuentran bajo mínimos.

El desayuno es esencial para comenzar el día con energías renovadas
El desayuno es esencial para comenzar el día con energías renovadas

 

3. Beber calorías que no necesitamos: las bebidas alcohólicas, los refrescos y las bebidas deportivas están cargadas de calorías realmente dañinas para nuestra salud en caso de ser consumida en exceso. Consumir con moderación este tipo de bebidas es fundamental para lograr mantener nuestro estado físico.

4. Fumar: es uno de los hábitos menos saludables y a pesar de ello hay todavía deportistas que lo siguen manteniendo en su hábito de vida. El tabaco provoca cáncer, impotencia masculina, disminución del rendimiento físico, problemas cardiovasculares, insuficiencia pulmonar y envejecimiento prematuro de la piel, entre otros efectos nada agradables.

5. No mantener un control médico regular: El deportista, como individuo sometido a un estrés físico importante de forma constante, debe vigilar su estado de salud y considerar seriamente el impacto de esta actividad deportiva como un elemento potencialmente agresivo para el mantenimiento del equilibrio de su estado de salud.

6. Exponernos a los dañinos rayos del sol: Los ciclistas por las condiciones vuestro deporte mantenéis un contacto directo con los rayos solares durante todos los entrenamientos, rutas, competiciones, y la mayoría de los casos sin la correcta protección. Por eso, queremos recalcar la importancia que tiene protegerse adecuadamente. El sol es uno de los principales causantes del envejecimiento prematuro, las arrugas y el cáncer de piel.

Los rayos de sol pueden provocar grandes daños en la piel sino la protegemos como es debido. En el ciclismo se corre ese riesgo al ser un deporte al aire libre.
Los rayos de sol pueden provocar grandes daños en la piel sino la protegemos como es debido. En el ciclismo se corre ese riesgo al ser un deporte al aire libre.

 

7. Obviar el calentamiento: Sea cual sea el deporte que practiquéis y el nivel del deportista, es fundamental realizar un calentamiento previo para preparar a nuestro organismo para el esfuerzo posterior.

Los profesionales calientan en rodillo antes de cualquier prueba. Con que calientes a un ritmo suave con tu bici es suficiente, siempre que lo hagas.
Los profesionales calientan en rodillo antes de cualquier prueba. Con que calientes a un ritmo suave con tu bici es suficiente, siempre que lo hagas.

 

8. No descansar lo suficiente: Ya hablábamos en el post anterior de la importancia que tiene el descanso en el rendimiento deportivo. La medicina recomienda dormir unas 8 horas diarias para disfrutar de un ciclo de sueño completo que nos permita desarrollar nuestras actividades diarias con el 100% de energía. La privación de sueño provoca ganancia de peso, depresión, ansiedad, incluso propensión a un fallo cardíaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *