8 SIGNOS QUE DEMUESTRAN QUE HAS DEJADO DE SER UN GLOBERO

globero

Cuando comenzamos en el mundo del ciclismo todos pasamos una fase de iniciación, durante este tiempo somos conocidos como globeros. Llega un momento en el que si mantenemos una continuidad en los entrenos y sobre la bici, dejamos atrás este término. Hoy os voy a especificar esos signos que delatan que has dejado de ser un globero.

CUÁNDO DEJAMOS DE SER UN GLOBERO

  1. Cuando sabes bajar mejor con los pies enganchados que suelto

Cuando hay una bajada técnica y la afrontas con los pies enganchados, quiere decir que tienes confianza en ti mismo. Y sabes que no te vas a caer. En cambio, cuando llevas los pies sueltos, es porque os imagináis en el suelo. Es la forma más rápida de soltaros de la bicicleta.

  1. Empiezas a controlar las presiones de los neumáticos

Sabes diferenciar los terrenos y qué presión necesitas en cada momento. No llevas la cubierta muy dura como hacen muchos “globeros” pensando que es suficiente para todos los terrenos y no es la realidad.

  1. Sabes alimentarte bien durante una ruta

No cometes el error típico de empezar la ruta con un gel, sabes que hay que empezar por una barrita y dejar los geles de mitad de ruta hacia delante.

  1. Señalas los obstáculos

Te da tiempo de avisar a los compañeros de los problemas que te vas encontrando en el camino, incluso en zonas técnicas.

  1. Sabes ir a rueda en grupo

No molestas cuando vas hacer algún cambio de dirección o quieres salirte de la espiración del compañeros que tienes delante y lo indicas, hacer los relevos por los sitios que se debe…

  1. Compras ropa más ajustada

Cuando empieza uno a usar licra, siempre la ves demasiado justa, hasta que te acostumbras y de verdad compras tu talla.

  1. Aprecias la calidad en los materiales

Sabes diferenciar la comodidad del carbono con la rigidez del aluminio, un tejido lo notas más transpirable que otro…

  1. Sabes que desarrollo llevar al afrontar una subida técnica

Cuando te visualizas subiendo sabes más o menos que desarrollo poner para no quedarte atrancado en medio de la cuesta o bien que te patine por un desarrollo demasiado ágil y no pierdas tracción . Además, si hay que cambiar, sabes en qué momento hay que hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *