ACTUALIDAD CICLISTA

EL CHALECO TECNOLÓGICO, UN FENÓMENO QUE INCREMENTA LA SEGURIDAD DE LOS CICLISTAS

 

‘’Look at me please’’ o LAMP es el nombre del proyecto creado por la zaragozana Inmaculada Barcenilla y desarrollado por los laboratorios César del Centro de Arte y Tecnología de Zaragoza. Este proyecto tiene como finalidad promover la concienciación de todos sobre la visibilidad y la seguridad de los ciclistas cuando hacen uso de la bicicleta en la ciudad.

 

La idea principal es que los conductores situados detrás de la bici, sepan hacia dónde va el ciclista, por lo que ya estás en preaviso. De esta manera, ‘’el ciclista se siente más seguro, mirado y se fomenta una convivencia pacífica en la que todos somos iguales y podemos convivir respetando las normas de circulación”, comenta la zaragozana. Además de los beneficios medioambientales que supone usar este medio de transporte frente a otro.

 

Se trata de un chaleco con un dispositivo modular con partes reflectantes y sujeto al portador por medio de asas y un cinturón, disponible no sólo para ciclistas sino también para patinadores o corredores, los cuales podrán transmitir información de interés sobre sus maniobras a los conductores de vehículos, a otros ciclistas o incluso, a peatones.

 

La tecnología de este chaleco, por el momento, permite enviar señales de giro a través de luces led intermitentes situadas a la derecha y a la izquierda y comunicar que la marcha sigue y que el usuario del dispositivo está circulando gracias a dos luces rojas parpadeando. En un futuro, uno de sus propósitos futuros es incorporar a este particular chaleco una señal de freno.

 

Según explica su creadora, el funcionamiento es sencillo: “El ciclista se coloca el chaleco, lo enciende y, a través de un control de mandos instalado en el manillar de la bicicleta –ahora en desarrollo-, puede con solo un dedo ir enviando las diferentes informaciones para indicar los giros de forma intuitiva y a través de un joystick”, especifica. La conexión entre el elemento emisor y el receptor se realiza a través de Bluetooth. “Podría ser también una conexión cableada, por infrarrojos o por radiofrecuencia.

 

Además una de sus principales ventajas es que este dispositivo se puede desmontar fácilmente, lavar y recargar su batería con un cargador de teléfono móvil, por lo que puedes llevarlo encima sin ningún problema.

 

En conclusión, este proyecto es aún un prototipo, aunque se está dando a conocer entre los colectivos ciclistas y se encuentra en fase de asesoramiento. Mientras, los desarrolladores trabajan para dar los siguientes pasos con el objetivo de que su proyecto se convierta en real ayudando también a fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad.

 

Fuente: heraldo.es/noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *