CÓMO COLOCAR CORRECTAMENTE LAS MANETAS

manetas

La colocación correcta de las manetas en el manillar, es una de las preguntas más frecuente dentro del universo ciclista. Y es que, como consecuencia de una incorrecta colocación se generan problemas en las manos. Entre ello, destacamos la sensación de cargazón y el adormecimiento por falta de un incorrecto riego sanguíneo. Todo ello, acompañado de una inestabilidad en las bajadas y la consiguiente inseguridad.

Estos problemas vienen sobrevenidos por colocar las manetas totalmente planas con respecto a la horizontal del suelo. Cuando están en esa posición las manos se escurren hacia delante por el vector del peso del tronco sobre los brazos.

Las manetas tienen que estar colocadas en una posición en la que “frenen” esa fuerza que ejerce nuestra propia masa. Así tendrán que estar situadas con 12-14º de inclinación respecto a la horizontal. En esta posición es como si fuésemos a “dar la mano” a la maneta.

La inclinación que adoptemos también tiene que estar fijada por el agarre bajo del manillar, si las colocamos demasiado inclinadas no llegaremos al freno.

También debemos tener en cuenta que manetas y manillar son dos elementes independientes, es decir, no sirve girar el manillar junto a las manetas para lograr la inclinación deseada, porque entonces el agarre abajo se resentirá. El manillar debe ir colocado en su posición y cambiaremos la posición de las manetas.

El objetivo de este post es que aprendáis a colocar las mentas de una forma correcta. De esta forma, conseguiréis un mejor confort sobre la bicicleta, una mayor seguridad y además sacar el mayor partido posible a los frenos de vuestras bicicletas.

3 CLAVES PARA COLOCAR LAS MANETAS CORRECTAMENTE

 

  1. Regulación longitudinal. La posición óptima es en la que nuestro dedo índice descansa sobre la punta de la maneta, de esta manera podremos ejercer la mayor presión posible al frenar.
  2. Inclinación de la maneta. Esta debe continuar la línea natural de nuestro brazo y de nuestra mano extendida cuando estamos sentados sobre la bicicleta. De esta forma la muñeca nunca tendrá una posición forzada.
  3. Separación de la maneta respecto al manillar. La posición óptima es cuando la frenada empieza a tener potencia, el dedo debe estar en ángulo de 90 grados

 

 

FUENTE: custom4.us; iberobike.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *