CÓMO COLOCAR CORRECTAMENTE TU SILLÍN

sillin

Aunque hayamos elegido el sillín más adecuado a nuestras características, si este está mal colocado es probable que nos pueda producir molestias. Por lo tanto, su correcta colocación es tan importante como su correcta elección.

COLOCACIÓN SOBRE LA TIJA

Si colocamos el sillín con la punta hacia arriba estaremos reduciendo el espacio existente entre los isquiones y el sillín. Aumentando, de esta forma, la presión en la zona perineal.

Sin embargo, si bajamos en exceso la punta podremos tener varios problemas:

  • El primero de ellos que nos deslicemos hacia la parte estrecha del sillín. De esta forma, ya no apoyamos los isquiones de manera correcta. Y tendremos el mismo efecto que si elegimos un modelo más estrecho y alto del que nos correspondería.
  • El segundo problema es que para evitar deslizarnos más haremos fuerza con el cuerpo hacia atrás. Esto nos creará una tensión en esa zona y supondrá una mayor presión para la zona de apoyo sobre el sillín. Esta zona se verá reducida al colocarnos en la parte estrecha de este.
  • El último problema puede venir asociado a la forma del sillín. Si nos colocamos hacia la punta de una sillín curvado es muy probable que la punta se clave en la zona perineal. Lo que generará más presión de lo debido.

COLOCACIÓN EN LA BICICLETA

Por último, y tan importante como la colocación del sillín en la tija, está la colocación de este respecto a las medidas de la bicicleta. Está muy relacionado con la talla del cuadro y con nuestras medidas. Una elección inadecuada de este puede suponer molestias de todo tipo, incluidas las de la zona de apoyo sobre el asiento.

A grandes rasgos, cuanto más erguidos nos coloquemos sobre la bici menos presión se ejercerá sobre la zona perineal. Y al revés, cuanto más tumbados vayamos en la bici, mayor presión sobre dicha zona.

Por lo tanto, un cuadro más largo de lo debido o con un tubo vertical con un ángulo demasiado cerrado puede provocar molestias, ya que nos obligará a tumbarnos más, a inclinar más el tronco y a cerrar el ángulo de la cadera. Además de las posibles molestias asociadas en la zona lumbar por exceso de tensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *