CÓMO LIMPIAR LA TRANSMISIÓN DE UNA BICICLETA

limpiar la transmisión de una bicicleta

A la hora de limpiar la transmisión de una bicicleta, tenéis que tener claro que los lavados a presión son totalmente desaconsejable. A continuación, vamos a ver cuál es la forma correcta de limpiar la transmisión de una bicicleta.

LIMPIAR LOS COMPONENTES DE LA TRANSMISIÓN

Para limpiar piñones, cadenas, cambios, desviadores y platos, os recomendamos usar un producto específico para bicicletas. Estos productos son biodegradables y no son muy agresivos ni con nuestras manos, ni con la pintura de la bici. Muchas personas utilizan algún producto comercial para el hogar y al final se acaba comiendo la pintura de la bicicleta.

Antes de limpiar la transmisión de una bicicleta con agua echamos este producto en los piñones, cambios, platos, desviador, pedales… En realidad, lo podéis utilizar en toda la bicicleta. A continuación, dejáis que actúe unos minutos, lo laváis con agua y veréis cómo toda la suciedad se cae al suelo. Después, con papel se seca toda la transmisión. Sobre todo hay que secar muy bien el cambio, las roldanas (muy importante), la cadena el plato, desviador…

TRAS LIMPIAR LA TRANSMISIÓN, LUBRICAMOS

Cuando este todo limpio y mas o menos secos, debéis utilizar un aceite en spray para el cambio, desviador, pedales y frenos. Cuidado si es de montaña con los frenos de disco. No echéis este aceite al pedalier, que os cargareis los rodamientos. Una vez que lo habéis echado, vais cambiando y a la cadena le echáis aceite líquido. La cadena hay que engrasarla por dentro, con unas 10 gotas es suficiente. Si el aceite es de calidad no hace falta más. Tenéis que ir dándole hacia atrás, ya la cadena distribuirá ella misma el aceite. Cambiais tres o cuatro veces para que funcione bien.

A la hora de limpiar la bici, es muy importante que no cambiéis mientra esté mojada. El agua se os puede colar dentro de las fundas y os durarán mucho menos. Si no tenéis más remedios que lavarla con agua a presión, tenéis que poner la bici en una relación que os permita llegar a casa sin cambiar. De esa forma el agua no penetra dentro de la funda.

A MODO DE RECORDATORIO

  • Aceite en spray  para cambio, desviadores, frenos y pedales, para las cosas que se muevan. Y nunca los rodamientos directamente.
  • Aceite liquido solo a la cadena, no hay que echarlo en el cambio. Ya que no tiene mucha fuerza de penetración y no va a entrar bien dentro de los ejes de los cambios.

Siguiendo estos consejos, contaréis con una transmisión suave y que os va a durar mucho más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *