3 ejercicios para afrontar los repechos con garantías

Por norma general, cuando se llegáis a un repecho lo subís a la misma velocidad a la que ibais, incluso aceleráis el ritmo. Por este motivo, en la subida de un repecho se suele abusar más del desarrollo, que produce una mayor tensión muscular y ello provoca que haya un importante aumento de acidosis.

Los repechos se suelen subir en un breve espacio de tiempo, por lo tanto debéis de adecuar al músculo a que sepa gestionar con rapidez  dicha acidosis y pueda seguir alimentándose de la glucosa.

repecho

Para que podáis subir los repechos con garantías, os proponemos una serie de ejercicios que os serán de gran ayuda para vuestros entrenamientos:

 

  • Relevos: Podéis realizar relevos largos o cortos en el que entren varios ciclistas, por lo que entre relevo y relevo os da tiempo de recuperaros. Este ejercicios os lo recomendamos que lo hagáis durante el inicio de vuestro entrenamiento y dos o tres veces a la semana. Cuando ya llevéis un tiempo de entrenamiento, podéis pasar a los relevos cortos y con muy poco ciclistas, donde apenas tendréis tiempo de recuperación entre relevo y relevo. Lo normal es que entrenéis este tipo de relevos dos o tres veces en semana.

 

  • Fartlek: Podéis practicar el fartleck extensivo, donde practicaréis aceleraciones progresivas de menos a más y en donde al final del repecho no lo hayáis dado todo. Por su parte el intensivo requiere que tras las aceleraciones terminéis al sprint en el repecho.

 

  • Entrenamientos de fuerza velocidad: Deberéis buscar cuestas de unos 200 metros de longitud y con un porcentaje del 6% al 9%. Iniciaréis el ejercicio a pie de cuesta, casi parado. Arrancaréis con todo el desarrollo que podáis, incluso plato grande y una cadencia lo más elevada que puedas.

Puedes hacer de 6 a 10 repeticiones y divididas en dos series. La recuperación será completa entre repeticiones y entre series. Entre los distintos intervalos deberéis dejar mucho margen de recuperación para afrontar cada repecho a máxima intensidad.

Al terminar este modelo de entrenamiento os aconsejamos roda entre 15 y 30 min al 60% de frecuencia máxima, para reciclar la mayor cantidad de ácido láctico y así poder seguir con el entrenamiento de día.

Estos dos tipos de fuerza necesitarían una recuperación de 24 a 48 horas. Por lo que en este tiempo, no es recomendable hacer otro entrenamiento de la misma cualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *