Cómo tratar las agujetas

Seguro que muchos de vosotros habéis aprovechado las vacaciones para desconectar un poco de la bicicleta, y ahora, tras un periodo de inactividad, al coger de nuevo la bici es muy probable que sufráis las temidas agujetas. Por este motivo, en nuestro post de hoy queremos aconsejaros sobre cómo debéis tratar el dolor muscular retardado.

Aunque, lo ideal sería no tener que llegar a aplicar ninguno de estos consejos, ya que siguiendo las pautas de nuestro post, 3 consejos para evitar las agujetas, es muy probable que no lleguen a parecer.

agujetas
Los tratamientos más recomendamos para tratar las agujetas son: antiinflamatorios, cremas antiinflamatorias y la crioterapia.

 

De sobras es conocido por casi todos el remedio de un vaso a de agua con azúcar, un remedio que se ha demostrado que es totalmente ineficiente. Antes se pensaba que el agua con azúcar ayudaba a disolver los cristales de ácido láctico que teóricamente pinchaban y producían dolor en el músculo.

Hoy en día, se ha demostrado que lo más efectivo contra la agujetas son los tratamientos con antiinflamatorios no esteroides, cremas antiinflamatorias y tratamientos de la zona afectada con crioterapia (frío).

También es muy aconsejable repetir el mismo tipo de ejercicio de forma suave, ya que de esta manera se aumenta el riego sanguíneo en la zona afecta, reduciendo los metabolismos y paliando en cierto grado el dolor producido por las agujetas.

En cuanto a alimentos, contra las agujetas os recomendamos el zumo de granada y el de sandía.

Un grupo de investigadores del Departamento de Ciencias Alimentacias de la Univeridad de Texas comprobaron que unas sustancias antioxidantes denominadas elagitaninos, que se encuentran en el zumo de granada, reducían el dolor muscular de aparición retardada.

Los autores llegaron a la conclusión de que el “el zumo de granada atenúa la debilidad, mejora la recuperación de fuerza y reduce el dolor de los músculos flexores del codo tras el ejercicio excéntrico”.

También un zumo elaborado a partir de la parte más externa de la sandía reduce el dolor causado por las agujetas, según una investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Al parecer, el alivio se produce gracias al efecto analgésico de un aminoácido, llamado L-citrulina, que se encuentra sobre todo en las capas exteriores y en la corteza de la sandía. El problema es que el zumo de sandía todavía no se comercializa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *