¿ESTÁS UTILIZANDO LA TALLA CORRECTA DE SILLÍN?

talla correcta de sillín

¿Estás utilizando la talla correcta de sillín? Esta pregunta os la deberíais plantear si sufrís molestias ocasionadas por el sillín. El factor más importante del sillín es la anchura y si este parámetro no lo tenemos configurado correctamente, nos podemos olvidar de todo lo demás.

A continuación, vamos a explicaros como desde casa podréis comprobar que usáis la talla correcta del sillín. Para facilitar la prueba la vamos a realizarla sin culottes y con ropa lo más fina posible, para que los isquiones (los huesos que destina el cuerpo para sentarse) sean más fácilmente reconocibles.

CÓMO COMPROBAR SI ESTÁS UTILIZANDO LA TALLA CORRECTA DE SILLÍN

En primer lugar, nos sentaremos en una superficie dura (una mesa, en el suelo…) para localizar los isquiones. Una vez estén perfectamente identificados nos sentamos en la bicicleta. Debemos notar que esos isquiones se “están usando”, deben tener un buen apoyo. Y con eso no solo nos referimos a que estén apoyados, sino que tengan una superficie amplia de apoyo.

¿Cómo sabemos si esa superficie es suficientemente amplia o no? Pues una vez sentados en la bicicleta, lateralizamos la pelvis y notamos cuando el isquion se cae del sillín. Si lo hace muy rápidamente en el momento que inclinamos un poquito, ese sillín no es de nuestra talla. En el momento que empecemos a pedalear el isquión va a estar abandonando el sillín continuamente.

En el caso que nos cueste mucho que el isquion abandone el sillín, serán buenas noticias. Ya que en principio podemos pensar que es nuestra talla y que es un sillín que nos va a dar pocos problemas.

En el caso que no notemos los isquiones y la presión se vaya a la zona del periné (más adelante), claramente los isquiones no están apoyados y es un sillín que no es nuestra talla

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *