Descanso y recuperación en el ciclismo

La recuperación en el ciclismo es de vital importancia. Muchos ciclistas se afanan en entrenar y castigarse duramente con series y sesiones de entrenamientos maratonianas, olvidando el más que necesario descanso.

Es muy importante entrenar duro, sí, pero muchos de vosotros soléis pensar que por esforzaros más o por salir todos los días con la bicicleta vais a conseguir unos resultados mejores. ¡No cometáis este error, ya que el descanso y la recuperación es una parte fundamental de vuestro entrenamiento!

El descanso es fundamental a la hora de afrontar un entrenamiento o una salida con nuestra en perfectas condiciones.
El descanso es fundamental a la hora de afrontar un entrenamiento o una salida en perfectas condiciones.

 

Es importantísimo que programéis los descansos al igual que lo hacéis con los entrenamientos. El descanso es otro entrenamiento más. Y es que la mayoría tenéis preparados vuestros entrenamientos y os lo tomáis en serio. Pero a la hora del descanso…. No sois tan formales. ¿Cuántos de vosotros habéis salido a un ritmo suave porque os tocaba descansar y cuando os habéis quedado atrás del grupo habéis tirado? o ¿Cuántos de vosotros estabais dudoso de salir porque estabais cansado y al final habéis salido y os habéis olvidado de lo que realmente necesitaba vuestro cuerpo! ¡¡Seguro que casi todos!! Debéis de escuchar lo que vuestro cuerpo os pide, solo así conseguiréis mejores resultados.

Debemos de tener en consideración que el descanso es, posiblemente,  la parte más necesaria e imprescindible del entrenamiento. Es lo que nos permite consolidar y asimilar las sesiones o cargas de entrenamientos, y además nos pone en disposición de hacer frente a la siguiente carga, sesión de entrenamiento o competición. Por eso, queremos hacer hincapié en la importancia que tiene el descansar correctamente, y es que sin un buen descanso no tendréis un entrenamiento de calidad.

Tipos de descanso

Existen dos tipos de descanso:

  • El descanso total: Como su propio nombre indica, consiste en no hacer nada de la rutina física cotidiana. Parar al completo todo un día o un periodo de tiempo.  El descanso total  es recomendable al menos una vez a la semana para regenerar el organismo y sobre todo para que os desintoxiquéis de la rutina. También es recomendable parar el día después un entrenamiento o de una prueba extenuante que te ha dejado agujetas por todas las partes de tu cuerpo.

 

  • El descanso activo: Durante el descanso activo puedes salir con tu bicicleta más o menos al 60% de intensidad. Este ejercicio más que un trabajo a nivel muscular es como un suave masaje. Al no tener una gran carga el movimiento muscular que realizamos permite un importante incremento del riego sanguíneo y solicita al corazón que envíe sangre a todos los músculos. Este aporte de sangre durante el ejercicio suave nos ayuda a eliminar las toxinas de los músculos, a la vez que nos aporta nuevos nutrientes.  De esta manera,  recuperamos nuestros músculos y las buenas sensaciones mucho antes de que estuviéramos parados. ¡¡Muy importante que no te pases de la intensidad. Si te pasas y vas más rápido, no será descanso, se convertirá en un entrenamiento!!
El descanso activo es el más recomendable, aunque hay que tener mucho cuidado de no convertirlo en un entrenamiento.
El descanso activo es el más recomendable, aunque hay que tener mucho cuidado de no convertirlo en un entrenamiento.

 

En este punto no nos podemos olvidar de un elemento clave en el descanso: el sueño. Si el descanso es importante, también lo son las horas de sueño, que deben situarse entre 6 y 9, dependiendo de la persona, para conseguir una recuperación total.

Tiempo de recuperación

El tiempo de recuperación en un ciclista, y en un deportista en general, varía según una serie de factores:

  • Edad del deportista: Es algo que seguro que muchos de vosotros habéis experimentado en vuestro propio cuerpo. No se recupera igual con 25 años, que con 47 años. La capacidad de trabajo y de recuperación son muy diferentes.
  • Tipo de carga de trabajo a recuperar: Lógicamente no tardáis el mismo tiempo en recuperar cuando participáis en una competición con un recorrido largo y extenuante, que cuando salís, por ejemplo, con vuestros hijos, o familia.
  • Estado de forma del ciclista: Cuando el deportista está “fino”, su organismo es mucho más eficiente, tanto en las prestaciones competitivas, como en la recuperación de la carga de trabajo.
  • Momento de la temporada: Condiciona mucho en el proceso de recuperación del deportista, el momento de la temporada en el que se encuentra. No se recupera igual en el mes de mayo que de septiembre.
  • Niveles de sus valores analíticos: Si uno o varios de los indicadores sanguíneos de una prueba analítica están por debajo de los valores fisiológicos apropiados, la recuperación será bien distinta a la del mismo individuo con, todos los parámetros en perfecto estado.
  • Estado de salud: Basta que estemos acusando un pequeño proceso infeccioso, para que el tiempo de recuperación de nuestro cuerpo, se vea espectacularmente retrasado y condicionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *