ENTRENAMIENTOS

3 CLAVES PARA MEJORAR EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO DEL CICLISTA

 

A menudo nos pasa que no se tiene en cuenta que, el entrenamiento físico, es igual de importante que el entrenamiento psicológico.

En términos generales, la psicología deportiva se considera la encargada del entrenamiento mental de los deportistas. Ésta se aplica fundamentalmente en el deporte de competición, aunque también resulta útil en el deporte de base y de salud/ocio.

Las claves que proponemos son las siguientes:

  1. Cuestión de pensamientos

Partimos del hecho que un pensamiento negativo nos lleva a una emoción negativa, por lo que a veces, acaban teniendo unas malas consecuencias para nosotros. Sin embargo, esta situación puede cambiar si se entrena. Con un entrenamiento psicológico adecuado, podremos aprender esas estrategias que nos permitan controlar pensamientos y emociones.

Por un lado, puedes no entrenar mucho, aunque no se rinde ante las adversidades, nunca opta por abandonar. Todo en muchos casos debido a tu fortaleza mental.

Por el contrario, si entrenas bastante, con la planificación de un entrenador, cuidando todos los detalles, pero resulta que cuando llega el día de la marcha o carrera, no rindes como se espera y te retiras en cuanto aparecen las primeras dificultades, pues denotas debilidad mental.

  1. Evitar la negatividad

Principalmente, nos referimos a evitar típicas frases como: “No voy a poder subir este puerto”, “Voy a tener que retirarme”, “Soy incapaz de seguir el ritmo de los demás”, “No valgo para nada”.

La principal solución a estos comentarios es pararnos a pensar y así reconducir la situación e intentar controlarla, con las auto-instrucciones.  Por ejemplo, “Seguimos como antes, a nuestro ritmo, sin cebarnos a la rueda de nadie”, “A mantener las pulsaciones por debajo de 180 ppm para recuperar e ir cómodo”. Finalmente, es muy importante auto-reforzarnos, por ejemplo: “Lo has hecho muy bien, sigue así”, “Has podido con este momento, podemos con lo que nos echen”, “A seguir así, valiente”.

  1. Hablar con un especialista deportivo

La función del psicólogo es la de ayudar a todos aquellos que realizan conductas relacionadas con el deporte y la actividad física. Los objetivos van a ser muy diferentes dependiendo del tipo de persona con la que se trabaja. Algunos ejemplos serían: planificar los objetivos de la temporada, planificar los aspectos psicológicos en la participación en una prueba, plantear estrategias para el control de los pensamientos negativos y positivos, proporcionar herramientas para mejorar la autoconfianza, aprender a manejar el nivel de activación y saber buscar el adecuado para cada ciclista y contexto.

 

Fuente: Ciclismoafondo.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *