ENTRENAMIENTOS

13 TRUCOS PARA MEJORAR TU PEDALEO CON NIEVE, LLUVIA O FRÍO

Pedalear bajo circunstancias adversas puede ser toda una aventura. Sin embargo, con ciertos trucos podemos disfrutar de esta actividad con seguridad. Por ello, para que el invierno no te frene, te damos una serie de consejos.

  1. Subir la altura del manillar, ya que la rueda delantera tiene más riesgo de perder adherencia y así, causarnos un desequilibrio que termina en caída. De esta forma, el peso recaerá en la rueda trasera.
  2. Sumar adherencia a las ruedas, cambiando las mismas por cubiertas con dibujo o con clavos o con algún kit que proporcione una especie de cadenas a las mismas para no resbalar en la nieve y el hielo. Aconsejamos este truco sencillo: colocar bridas de plástico rodeando diferentes puntos de la cubierta.
  3. Bajar el sillín de manera que los pies lleguen al suelo fácilmente y ante el primer desequilibrio, nos proporcionen estabilidad al apoyarlos.
  4. Utilizar el freno trasero para no perder rápidamente el equilibrio al bloquear la rueda delantera.
  5. Evitar movimientos bruscos al doblar, acelerar, frenar… porque un giro rápido puede ocasionarnos una caída con facilidad.
  6. Reducir la velocidad para prevenir fuertes frenadas que pueden desequilibrarnos o para evitar movimientos repentinos.
  7. Circular sobre las rodadas que dejan otros vehículos, porque suelen estar más limpias, con menos nieve y mejor visibilidad del terreno.
  8. Utilizar vestimenta en capas para aislarnos de las bajas temperaturas con mayor facilidad. Asimismo, puedes llevar una prenda impermeable, en caso de lluvia.
  9. Proteger las zapatillas para no llegar a mojarnos los pies y sentir frío.
  10. Añadir guardabarros a la bicicleta para evitar salpicaduras que pueden mojarnos y ensuciarnos.
  11. Usar luces y ropa visible como prendas fluorescentes. Importante para tu visibilidad y la de los automóviles que se encuentran contigo.
  12. Revisar la presión en las llantas.Este punto es muy importante, ya que muchas veces la bici patina con el suelo mojado. A menor presión tienes una mayor deformación y esto causa una mayor área de contacto y agarre con el terreno. Pero atención, no bajes demasiado la presión pues rodar una llanta con muy poca presión la puede dañar y hay más probabilidades de sufrir un pinchazo.
  13. Usar gafas en función del tiempo. Si, por ejemplo, está nublado o lloviendo.

Si quieres equiparte bien para cualquier situación en Suraventura Bikes te ayudamos.

Fuente: Bicihome.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *