ENTRENAMIENTOS

ciclistas haciendo calentamiento

LA IMPORTANCIA DEL CALENTAMIENTO EN EL CICLISMO

Como sabemos, en cualquier deporte que practiquemos es necesario calentar para prevenir futuras lesiones y, además, rendir a un nivel óptimo. Si las condiciones meteorológicas son adversas como ocurre en invierno, este hecho se hace más importante aún si cabe. Hoy os mostraremos la importancia de calentar y unos ejercicios básicos a realizar.  ¡Esperamos que os sean de utilidad!

A causa de las bajas temperaturas, la musculatura y los tendones están más tensos y rígidos que en verano. Esto ocurre debido a la adaptación de nuestro organismo para no perder temperatura corporal. Sin embargo, al tener músculos y tendones más rígidos y ligeramente contraídos necesitaremos un calentamiento más largo para que los músculos alcancen la temperatura óptima y evitemos esa rigidez.

El tiempo de calentamiento debería aumentarse 5 o 10 minutos más, en función también de la temperatura que haya. Cuanto más baja sea la temperatura, mayor tiene que ser el calentamiento.

A continuación, te aconsejamos los siguientes ejercicios:

CUÁDRICEPS

Tomaremos nuestro pie y tiraremos de él hacia la nalga utilizando la bici como soporte. Si necesitamos o queremos estirar más podemos agacharnos un poco.
2 ó 3 repeticiones de 20″ con cada pierna.

 

FEMORALES

Podemos apoyar el talón en nuestro asiento, sostener la punta de la zapatilla con la mano del mismo lado y el manillar con la mano opuesta. Doblamos la espalda hacia la pierna en alto como tratando de llegar al pie.
2 ó 3 repeticiones de 20″ con cada pierna.

 

 

GEMELOS

Sin bajar completamente de la bici, pondremos un pie en el piso y otro apoyado en el pedal, haremos fuerza tratando de bajar el talón del pie del pedal. Cuanto más bajemos el talón y más para adelante nos echemos, mayor será el estiramiento.
2 ó 3 repeticiones de 20″ con cada pierna.

PSOAS ILÍACO

Daremos un gran paso al frente (o hacia atrás), mantendremos la pierna adelantada doblada y perpendicular al suelo, empujando la cadera hacia el suelo y con la espalda erguida. La bici sirve para estabilizarnos.
2 ó 3 repeticiones de 20″ con cada pierna.

 

ESPALDA

Sujetaremos la bici por el manillar y el asiento y doblaremos el torso hacia ella, con las piernas estiradas. A             medida que vayamos bajando sentiremos más alivio en la espalda. 2 ó 3 repeticiones de 20″.

 

Fuente: merkabici.es/ mardelbike.com.ar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *