ENTRENAMIENTOS

dibujos de ciclistas respirando bien en la bicicleta

SI RESPIRAS CORRECTAMENTE, PEDALEARÁS MEJOR

Respirar correctamente es fundamental para obtener el máximo rendimiento en la bicicleta. Obtendrás la capacidad respiratoria óptima cuando adoptes la postura idónea de equilibrio muscular y así, potenciarás la coordinación de los movimientos respiratorios con los movimientos del manillar y de los pedales.

Los músculos respiratorios tienen, todo o parte de su origen, en las costillas o cartílagos costales y sólo pueden actuar de forma eficiente cuando existe estabilidad y linealidad en la columna vertebral.

La clave en la respiración reside en elevar la eficiencia del gasto energético en la apertura de las costillas y permitir que el diafragma trabaje sin tensiones externas adicionales.

 

¿Cómo lo conseguimos?

El diafragma es el músculo inspirador principal, y únicamente cuando existe una correcta colocación de espalda puede ser ayudado por otros músculos inspiradores de gran potencia muscular y así colaborar en la apertura de las costillas desde todas las direcciones.

 

Fortalecer la columna vertebral y abdominal para respirar mejor

La fuerza muscular y la movilidad de la espalda en la extensión, nos permitirán potenciar los movimientos respiratorios inspiratorios y facilitar que el diafragma pueda actuar con más eficiencia y a una mayor velocidad y potencia.

 

 

Te damos una serie de consejos:

La debilidad de la espalda y el encogimiento abdominal son los enemigos de la correcta respiración ya que se tiende a realizar fuertes espiraciones en lugar de potenciar la inspiración.

En primer lugar, el encogimiento abdominal no ha de existir durante el pedaleo, ya que se cierra el espacio entre el tórax y la cadera, se fuerza al diafragma y se expone la región lumbar a sufrir una lesión.

 

Finalmente, es recomendable mantener el tórax expandido durante toda la fase del pedaleo ya que facilita la inspiración y la espiración. Truco: mantener siempre el tórax en expansión y coordinar los movimientos de los músculos inspiradores y espiradores con la ayuda del movimiento del manillar.

Fuente: sportlife.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *