Fundas de cambio y de freno: tipos y mantenimiento

La semana pasada os hablábamos de los distintos cables de cambio y de freno, y de su correcto mantenimiento, pues bien, esta semana es el turno de las fundas. Lo primero que debéis aprender es a diferenciar las fundas de cambio de las de freno:

  •  Fundas de frenos: tienen un mayor diámetro, ya que los cables de freno son más gruesos, por norma general, constan de un tubo de teflón recubierto por una malla metálica, que en el caso de los frenos es en espiral, para que sea flexible y la curva que debe hacer sea suave, o una funda plástica de recubrimiento. Esta funda la podemos encontrar en distintos colores.

fundas

 

  • Fundas de cambio: son iguales que las de freno pero con un diámetro menor y la malla metálica no es un espiral, es recta con el objetivo de conseguir una mayor nitidez en los cambios.

No debéis olvidar que las fundas deben llevar unos topes en las puntas para que asienten bien y no se deformen.

TOPES

Es importantísimo que las fundas se encuentren en perfecto estado para que tanto los cambios como los frenos funcionen a la perfección, por lo tanto, es obligatorio cambiarlas, como mínimo, una vez al año.

También existen fundas que en vez de plástico y metal son de aluminio, son más ligeras pero más caras.

NOKON

Para acabar, os queremos enseñar un pequeño truco: cuando lavéis la bici procurad no cambiar ni frenar hasta que se seque completamente, ya que de esta forma conseguiréis que no entre agua dentro cuando los accionéis, de esta forma os durarán muchísimo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *