HÁBITOS SALUDABLES

bebidas energeticas para ciclistas

¿DIRÍAS QUE ES ACONSEJABLE TOMAR BEBIDAS ENERGÉTICAS EN EL CICLISMO?

 

Conocidas también como hipertónicas, las bebidas energéticas tienen la finalidad de disminuir el agotamiento, cansancio y la fatiga, además de aumentar la resistencia física, unos reflejos más rápidos, combatir el sueño y estimular el metabolismo.  Pero hoy nos preguntamos, ¿es bueno tomarlas?

Los principales efectos de las bebidas energizantes en el organismo humano dependen de su cantidad de consumo y de la tolerancia del sujeto a sus sustancias, especialmente a la cafeína, pero en general está relacionado con los siguientes:

  • Aumento del gasto energético en reposo
  • Incremento de la frecuencia cardiaca, tras la ingesta de 2 botes de 250 ml. OJO*: Muchos expertos no recomienden su consumo a sujetos que no estén completamente sanos a nivel cardiovascular como los hipertensos o personas con tendencia a sufrir problemas como arritmias o taquicardias
  • Un amplio porcentaje de los consumidores de bebidas energizantes las ingieren antes, durante o después de realizar actividad física con el objetivo de mejorar su rendimiento físico, como medida ergogénica o para perder grasa corporal.
  • Favorecen la lipólisis o movilización de ácidos grasos siempre que la dosis de cafeína supere los 2 o 3 mg. / Kg. de peso corporal del sujeto que la ingiere, es decir, favorece la pérdida de grasa corporal.
  • La mayor utilización de ácidos grasos supone un ahorro de los depósitos de glucógeno muscular lo cual supone un aumento de la capacidad de resistencia a la fatiga.
  • No provocan ningún efecto positivo remarcable en pruebas de potencia anaeróbica, pruebas de menos de 90 segundos a una alta intensidad como sprint.
  • Mejoran el rendimiento aeróbico como así se expone en ciertos estudios que demuestran dicha mejora en pruebas de, aproximadamente una hora de duración, tras la ingesta de bebida energizantes 40 minutos antes del entrenamiento.

Los riesgos asociados al consumo de bebidas energéticas son:

  • Cafeína: Es el principal componente de las bebidas energéticas y el que mayor efecto secundario tiene. Superar el límite diario recomendado de cafeína ocasionará en nuestro cuerpo ansiedad, náuseas, taquicardia y trastornos de sueño.
  • Azúcar: Se encuentra en grandes cantidades en las bebidas energizantes (21 a 34 gramos por cada 8 onzas) y aunque es una de las principales fuentes de energía para el ciclista, en exceso puede llevar a un rebote hipoglucémico (la bien llamada pájara) durante la montada, lo que se verá reflejado en la disminución del rendimiento.
  • Taurina: Es uno de los aminoácidos presentes en el cuerpo humano y es uno de los componentes de las bebidas energizantes que no se ha comprobado que tenga efectos negativos sobre la salud. De hecho, es utilizado por deportistas de alto rendimiento.
  • Ginseng: Al igual que la cafeína el Ginseng utilizado en excesos generar trastornos en el sueño e insomnia, por lo que su uso debe ser controlado.

Como se suele decir, nada es malo del todo si se hace con moderación. De todas maneras, recomendamos consumir una bebida deportiva antes que una bebida energética, ya que esta primera nos aporta hidratación (reponemos sodio/potasio perdido) mientras que la segunda puede aportar un exceso de cafeína, así como de azúcar.

Fuente: ciclografias.com/mundobici.co

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *