HÁBITOS SALUDABLES

LOS MASAJES ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE LA ACTIVIDAD CICLISTA

 

Desde hace muchos años, los masajes han sido la mejor opción para ayudar al cuerpo a recuperarse rápido, o al menos eso tenemos entendido.  Los terapeutas forman una parte vital del equipo de ciclistas. Incluso, a veces, el ciclista tiende a abusar de esta terapia manual hasta tal punto que se sienten mal cuando no tienen posibilidad de su sesión de masaje, y denotan cierta “dependencia” de esta técnica de recuperación.

 

Es importante que el ciclista reciba el masaje antes, durante y después del entrenamiento, para que este sea efectivo:

Antes a la competición/entrenamiento:

  • La duración de la sesión es corta, de unos 5 segundos.
  • Ha de servir de estímulo muscular, nervioso, y vascular.
  • Es preventivo, para evitar lesiones incluso sobrevenidas por un inadecuado calentamiento.
  • Masaje de carácter enérgico y rápido en su ejecución.

Después de la competición/entrenamiento:

  • De duración e intensidad media.
  • Es un masaje extremadamente técnico. Ha de efectuarlo un terapeuta muy experimentado en trabajo con ciclistas.
  • De ser demasiado intenso y prolongado, puede provocar un exceso de relajación muscular y provocar incluso una hipotonía nada aconsejable para el deportista, máxime cuando se trata de pruebas de varios días de duración.
  • El principal objetivo de esta sesión ha de ser la de eliminar todos los productos y metabolitos de desecho propios de la actividad deportiva, principalmente el Lactato.

Si se da el caso, también entre competiciones:

  • Principalmente nos referimos a las sesiones que se aplican durante días de entrenamiento inter-competición.
  • Se aprovecha para trabajar aquellas zonas más dañadas o propensas a la sobrecarga.
  • Es el más profundo de los tres, y el más extenso en duración.
  • De inicio, las técnicas son más superficiales, llegando a alcanzar la mayor profundidad posible a lo largo de la sesión.
  • Amasamientos musculares profundos.
  • Ideal para hacer diagnósticos y valoraciones fisioterapéuticas más profundas del estado general del individuo.

 

En conclusión, recomendamos que os atiendan varios profesionales e incluso que sean de confianza para que tengamos buenas “sensaciones” tras la sesión, ya que eso no siempre se consigue con cualquier terapeuta. Es fundamental que el terapeuta sepa “escuchar tu cuerpo”.

Fuente: merkabici.es/ bikeandbreakfast.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *