HÁBITOS SALUDABLES

LA CAFEÍNA SÍ INFLUYE EN EL RENDIMIENTO DEL CICLISTA

 

¿Te has preguntado alguna vez si la cafeína afecta de forma positiva en la actividad ciclista? Hoy te contamos todas las claves sobre ella en nuestro post de hábitos saludables

 

La cafeína es una sustancia incluida de manera habitual en la dieta de los deportistas ya sea en forma de café como de geles o complementos dietéticos.

 

A pesar de que durante los últimos cuarenta años  ha sido considerada una sustancia dopante, hoy en día es una sustancia legal. Sin embargo, es importante conocer la dosis y la forma de administración así como los posibles efectos secundarios asociados a su consumo.

 

¿En qué nos ayuda la cafeína?

 

Según estudios científicos, la cafeína mejora el rendimiento en el ejercicio aeróbico prolongando la aparición de la fatiga, mejorando el pico de consumo de oxígeno en el ejercicio y por ello, mejorando la percepción de esfuerzo. Además, mejora el estado de alerta, el tiempo de reacción, el aprendizaje motor y la memoria reciente.  Esto es debido a su capacidad como estimulante del sistema nervioso central. También estimula la secreción de adrenalina, produciendo un gran número de cambios metabólicos secundarios que podrían generar un efecto ergogénico.

 

¿Cuál es la dosis recomendada?

 

Se estima que la dosis recomendada para que tenga un efecto positivo sobre la práctica deportiva estaría comprendida entre 3 y 9 mg/kg de peso corporal.

Una vez consumida, la mayor concentración se alcanza entre los 30 y 45 minutos después de la toma. Suele estar presente durante unas tres horas y se llega a metabolizar el 90%.

 

Los beneficios de la cafeína con respecto a la mejora del rendimiento se ven reflejados en:

  1. Aumenta la capacidad de trabajo muscular: moviliza el calcio a nivel interno, por lo que se ve favorecida la contracción muscular.
  2. Incide sobre el sistema nervioso central: con ello aumenta el poder de concentración, una percepción menor del esfuerzo y por lo tanto una mayor resistencia.
  3. Acelera el ritmo cardíaco: estimula la segregación de determinadas catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que inciden en el ritmo cardiaco.
  4. Acelera el consumo de grasas: inhiben la liberación de insulina provocando que se acelere el uso de grasas como combustible para el músculo. Esto sucede en esfuerzos superiores a los treinta minutos.

Fuente: ciclismoafondo.es/ arueda.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *