Huelva-Gibraleón-Odiel

Ruta muy divertida y variada, que a pesar de salir desde Huelva, por su distancia, permite pasar por todo tipo de recorridos y paisajes. Destaca un tramo de 20 km de constantes toboganes, muy duro. Al final 89 km, casi 1.300 m de desnivel acumulado.

Descargar

Esta ruta tiene la salida en Huelva, desde donde salimos en dirección a Gibraleón, tras los primeros 20 km hasta pasar Gibraleón, empezamos a subir el Odiel por la agradable pista que recorre la ladera de su orilla derecha hasta llegar al puente Sifón en un santiamén, y en lugar de atravesarlo seguimos por el mismo margen del río, empezando el mencionado tramo de los toboganes, de 20 km, que acumula el 62% del desnivel acumulado de subida de la ruta, y las rampas de más desnivel.

La primera parte de los toboganes transcurre junto al río, entre jaras y encinas, con rampas cortas de entre 50 y 100 metros. No tiene pérdida este tramo porque vamos junto a una valla que tras un buen rato de toboganes gira a la derecha para separarse del río. Seguimos la valla, lo que nos obliga a remontar una rampa tremenda, que no es más que la primera de 3 seguidas que nos dejarán un poco reventado.

La primera la subimos (59 metros al 30,5%), para una vez arriba, observar lo que se nos venía encima. Esta segunda rampa tiene 67 metros al 30%, pero al ser recta se ve lo que se te viene encima, y además tiene el tramo más empinado de subida de la ruta, con el 35,25%. Todavía queda una tercera rampa más corta pero de pendiente similar.

Tras esto, vemos una cuarta rampa demoledora, y cubierta de jara, pero hay una pequeña pista que sale a la derecha para evitarlo, metiéndose en una dehesa de encinas. El terreno no vale para recuperar, porque estamos remontando desde el río Odiel hasta la estación de tren de Belmonte.

Volvemos a bajar casi hasta el Odiel de nuevo, por una pequeña pista entre monte bajo y algunas encinas, con algún tramo de descenso rápido por pista rota. Antes de llegar al Odiel, desvío a la derecha que casi no se ve, y tomamos un agradable sendero entre matorral, de nuevo con sube y baja constante, hasta llegar al Puente de la Alcolea.

A continuación ponemos rumbo hacia la casa de la Laguna, de nuevo en terreno ascendente. En esta casa, tomamos la pista hacia Fuente de la Corcha, pero en pocos metros nos desviamos a la izquierda a buscar un acceso hacia el paso del Cobujón, que al final encontramos, pero a base de más y más toboganes. Donde tendremos que hacer frente a dos bajadas tremendas y una subida terrorífica, similar a las anteriores, pero más larga.

LLegamos a la pista principal del Cobujón, donde hay que hacer la subida casi completa, en dirección a Fuente de la Corcha y podemos dirección a Huelva para el regreso. Pasamos por el “túnel de la Chaparrera”, un pequeño sendero que transcurre entre muros, cuya umbría ha propiciado un túnel de vegetación bajo el que transcurre este serpenteante sendero. Esto, y un ligero desnivel descendente nos hace apretar el ritmo hasta salir del “túnel”, para poco después, y tras varios repechos cortos por la dehesa del Chaparral, parar y reponer fuerzas.

Junto al Cortijo de la Chaparrera, de encaladísimos muros, dejamos la Vereda de la Chaparrera, para encaminarnos de nuevo hacia el Arroyo del Puerco y evitar las pistas que salen a la izquierda hacia Gibraleón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *