Imprevistos mecánicos más comunes

Seguro que en multitud de ocasiones os habéis encontrado con algún imprevisto en vuestras salidas en cuanto a rotura de algún elemento de la bicicleta. En el post de hoy, basándonos en la experiencia de nuestros expertos corredores y con el encomiable asesoramiento de Javi y Laure (nuestros mecánicos), hemos señalado los problemas más frecuentes con los que os podéis encontraros en medio de vuestra ruta, qué necesitas para solucionarlos, cómo hacerlo y algunos trucos y consejos en el caso de que no dispongáis de las herramientas necesarias para solventar el percance.

Pinchazo
El pinchazo es uno de los problemas más típicos con el que os podéis encontrar en vuestras salidas en bicicleta. Aprender a reparar un pinchazo es lo más básico que existe en la mecánica del ciclismo, y, a su vez, una de las cosas más importantes que debemos tener en mente.

Para reparar un pinchazo necesitaréis una cámara nueva o un kit de parches, desmontadores y una bomba. Es muy importante, que una vez que hayáis desmontado las ruedas y quitado la cubierta, reviséis muy bien que no se haya quedado el objeto clavado en la cubierta. Si tenéis una cámara de repuesto la sustituiréis por una nueva. Ésta debería ser siempre la primera opción.

Si en ese momento no lleváis cámara de repuesto o ya la habéis utilizado anteriormente, entonces sí debéis recurrir a los parches. ¿Y qué hacer para que no se os olviden los parches? Nuestro consejo es que coloquéis en una de vuestras revisiones completas o al cambiar de cubiertas, un par de parches en la parte interna de la cubierta, entre ésta y la cámara. Seguro que os sacará de más de un apuro en caso de emergencia.

Rotura de la patilla de cambio
Romper la patilla de cambio es la típica avería que os puede ocurrir en cualquier momento, pero que pensáis que nunca os va a suceder. Las causas de la rotura de la patilla de cambios son muy variadas; la más común es llevar el cambio mal regulado, pero también hay otros motivos como piedras que golpeen el cambio,
ramas en las ruedas, un golpe…

Si tenéis una patilla de recambio, no hay más problema que sustituir la vieja por la nueva.

En el caso de no llevar, nuestro consejo es el siguiente: tenéis que cortar la
cadena y ponerla en un solo piñón y un solo plato, de esta forma no utilizaréis más los cambios. Siempre hay que intentar poner la cadena lo más recta posible. Para llevar a cabo esta reparación es imprescindible el tronchacadena y el eslabón rápido.

La patilla que observamos en esta imagen está rota
La patilla que observamos en esta imagen está rota.
En cambio, la patilla de esta fotografía se encuentra en perfectas condiciones
En cambio, la patilla de esta fotografía se encuentra en perfectas condiciones.

 

Rotura de la cadena
La cadena es uno de los elementos más importantes de las bicicletas y una de las partes que mayor desgaste sufre debido a los elementos a los que se enfrenta durante las salidas (tierra, agua, barro…). Para poder reparar la rotura de vuestra cadena deberíais llevar siempre un tronchacadenas y un par de eslabones rápidos.

El tronchacadena es una herramienta esencial que nunca puede faltar en vuestro kit de salida, ya que es indispensable para poder abrir o cerrar una cadena y poder repararla en medio de nuestro recorrido. Los eslabones de cierre rápido son las formas más sencillas de reparar una rotura de cadena. Estos cierres son bastantes seguros y fiables y os permitirán abrir y cerrar la cadena rápida y fácilmente tantas veces como necesitéis.

En cualquier caso se trata de dejar la cadena con un extremo con eslabón exterior y otro con eslabón interior, para intercalar ahí nuestro par de repuesto. Si no tenéis eslabones de repuesto no pasa nada. Elimináis y empalmáis la cadena perdiendo un par de eslabones. Esto significa que no podréis usar relaciones plato-piñón que tense mucho la cadena. Esta es la razón por la que debéis montar la cadena con un par de
eslabones de más antes que demasiado justa cuando la cambiéis.

Rajar la cubierta
Nos encontramos ante otro supuesto muy típico en las salidas en bicicletas. Cuando rajéis la cubierta, la reparación más sencilla y más recomendada es sustituir la cámara por una nueva. Para ello también deberíais de buscar algún elemento, como por ejemplo un trozo de cámara antigua, para meter entre la cubierta y la cámara, y de esta forma tapar la raja y poder continuar.

Y si en el momento del percance no contáis con una cámara nueva no os quedará más remedio que recurrir a los parches, los cuales debéis de colocar tanto en la cubierta como en la cámara.

En esta imagen podemos apreciar perfectamente la raja que se producido en la cubierta.
En esta imagen podemos apreciar perfectamente la raja que se producido en la cubierta.

 

Romper el cable de cambio
Como consecuencia de la rotura del cable, el cambio se vendrá al piñón más pequeño o al plato más pequeño produciendo serias dificultades a la hora de continuar con vuestra ruta.

En este caso lo que tendréis que hacer es conseguir regular el cambio, o bien con el tope del cambio o con el desviador delantero y, por supuesto, ponerlo en el piñón que más os convenga. Lo cierto es que es raro que se produzca la rotura del cable del cambio, pero por si acaso aquí os dejamos nuestro consejito por si alguna vez so encontráis ante este inconveniente en vuestras salidas.

En esta imagen podemos observar perfectamente la rotura del cable de cambio
En esta imagen podemos observar perfectamente la rotura del cable de cambio.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *