LA LECHE, MEJOR TRAS EL ENTRENAMIENTO

Lo primero que quiero recalcar con el post de hoy es que no a todo el mundo le sienta mal tomar leche antes de entrenar y que se puede tomar leche antes de salir con la bici sin que nos produzca ningún malestar, eso sí debemos saber cuándo hay que tomarla. Aunque mi consejo, teniendo en cuenta mi propia experiencia, es que probéis a tomar leche y derivados lácteos tras el entrenamiento. ¿El motivo? Os lo iré explicando a lo largo del post.

Cómo os he comentado anteriormente, la leche es aceptable para consumir antes de una sesión, siempre y cuando dejes suficiente tiempo para la digestión antes de hacer ejercicio. Beber leche demasiado cerca de tu sesión de entrenamiento puede causar la aparición de síntomas de trastornos gastrointestinales que podrían afectar a la eficacia de tu entrenamiento.

Beber una gran cantidad de leche antes de hacer ejercicio puede hacer que tu estómago se sienta mal y cansarte rápidamente. Si planeas consumir la leche como parte de una pequeña comida antes del ejercicio, deja dos o tres horas para la digestión antes de tu entrenamiento

La leche es una mejor opción como bebida post-entrenamiento que un aperitivo antes del ejercicio. La leche se puede utilizar para reemplazar los líquidos junto con reposición de las reservas de hidratos de carbono.

suraventurabikes_leche

A continuación, os voy a exponer 5 razones por las cuales es mejor tomar la leche tras el entrenamiento:

 

  1. La leche tiene algunas propiedades que contienen las bebidas de los deportistas y que fortalecen los músculos. Se trata de caseína y las proteínas del suero, nutrientes que usan algunas bebidas que consumen los ciclistas y que son clave para ingerir después del ejercicio porque ayudan a regenerar los músculos que se lesionan al realizar rutinas de ejercicio como correr o montar bicicleta.
  2. La leche te da más fuerza para soportar largas horas de entrenamiento. Debido a que le leche contiene una alta dosis de contenido proteico, al consumirla después de una rutina de ejercicio tu cuerpo se va a recargar de gran fuerza para soportar más fácilmente la próxima rutina de ejercicios a la que asistas. De esta forma cuando ha pasado un tiempo, el cuerpo absorbe todos los nutrientes de la leche para dejar intacta la zona muscular y tener más fortaleza en los próximos ejercicios.
  3. Los elementos de la leche contribuyen a recuperarse más rápido de un ejercicio constante. Esta bebida tiene proteínas como la albúmina y las vitaminas A, B, D3 y E que ayudan a que el cuerpo se recupere después de una larga jornada de ejercicios.
  4. Ayuda a recuperar los líquidos perdidos durante el ejercicio La leche tiene una gran cantidad de electrolitos, lo que ayuda a reponer los líquidos que el cuerpo pierde cuando se hace ejercicio. Además de esto, debido a que la leche sale más lentamente del estómago, tiene la capacidad de mantener el organismo hidratado durante un largo periodo de tiempo.
  5. Tomar leche después del ejercicio ayuda a quemar grasa esto se debe a que algunos de sus componentes, como la vitamina D, las proteínas y el calcio, actúan entrelazados y hacen que el cuerpo pierda grasa. De otro lado, este líquido ayuda a eliminar toxinas y a desechar lo que el estómago no necesita con mayor facilidad.

Si sois de los que estáis acostumbrado a tomar leche antes de entrenar, podéis probar a prescindir de ella durante una semana y ver si os encontráis mejor, tenéis más energía o digestiones más ligeras. Cada persona es diferente, y a veces lo que nos sienta mal un día en bici, nos sienta bien en el día a día normal, o al revés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *