LABORATORIO CICLISTA

rodillas de un ciclista

¿CONOCES LOS 4 DOLORES MÁS COMUNES DE UN CICLISTA?

El ciclismo es una actividad deportiva muy saludable y fácil de practicar, aunque también hay riesgo de sufrir determinadas lesiones debido al exceso de horas sobre la bici o a una mala posición. Es por ello que aconsejamos que cada ciclista se adapte de forma personalizada a su bici, teniendo en cuenta que, aunque sea de nuestra talla no quiere decir que cuando salgamos con ella por primera vez ya estemos perfectamente adaptados.

En el post de hoy os traemos los principales dolores que puede sufrir un ciclista y algunos consejos para evitarlos:

Rodilla

Habitualmente, estos dolores se deben a estar pedaleando con el sillín demasiado bajo y/o demasiado adelantado. Recomendamos, antes que nada, subir el sillín para ver si las molestias remiten.

  • Dolor por detrás de la rodilla: Lo más frecuente es que el sillín esté demasiado alto, causando una extensión de la pierna excesiva. Esta molestia también podría surgir con un sillín demasiado bajo.
  • Dolor en la cara externa de la rodilla. Frecuentemente está causado por la fricción de la cintilla iliotibial. Suele ocurrir si el sillín está demasiado alto o por que esté demasiado retrasado respecto al eje del pedalier, puede generar este tipo de molestia si los talones van demasiado separados de las bielas.

 

Manos, hombros o brazos.

Es probable que estemos repartiendo incorrectamente el peso sobre las manos. Para solucionar este problema suele ser efectivo retrasar el sillín, ya que de este modo retrasamos el centro gravedad. Se debe tener en cuenta que es necesario bajar el sillín 3 mm por cada centímetro que se retrase para mantener la misma extensión de piernas. O también subir la altura del manillar, lo cual se puede conseguir de tres formas: añadiendo anillas debajo de la potencia, poniendo una potencia con más ángulo hacia arriba o poniendo un manillar de doble altura.

 

Pies dormidos.

Lo primero es descartar que la horma de la zapatilla sea la adecuada, tanto en longitud como en anchura. No todas las zapatillas tienen el mismo ancho. Proponemos retrasar las calas en la zapatilla suele ser una buena opción para aliviar las molestias en esa zona e incluso, usar unas plantillas específicas de ciclismo que reparten mejor el peso.

 

Zona del perineo o los genitales.

La comodidad de un sillín se basa en una correcta distribución del peso sobre el mismo y conseguirla es cuestión de que la mayor parte del peso recaiga sobre los isquiones, es decir, los huesos de la pelvis. A veces este tipo de molestias son generadas por una mala posición en la bicicleta: sillín demasiado alto y/o retrasado, manillar muy bajo o sillín apuntando hacia arriba. Te recomendamos a probar primero a colocar el sillín con una ligera inclinación hacia delante, ten en cuenta que la regla general es colocarlo paralelo al suelo (esto no es aplicable en sillines con perfil curvo, puesto que se pondría demasiada presión sobre el perineo). Si no te funciona, tendrás que probar con otros sillines.

 

Fuente: mountainbike.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *