Lefty Vs Horquillas tradicionales

Lo primero que hay que dejar claro es que la Lefty es totalmente distinta a las horquillas convencionales, no solo en la estética, sino también internamente. A continuación, os voy a exponer cuáles son las diferencias más destacadas:

  • Todas las horquillas tienen las barras y botellas redondas, en cambio, en la Lefty, al ser por dentro cuadrada, el juego entre barras y botellas no existe, haciendo más rápida la dirección de la bicicleta.
  • La Lefty no tiene retenes como primer punto de fricción, sino que cuenta con rodamientos de agujas, ganando en sensibilidad inicial.
  • Es una horquilla de doble pletina, cogiéndose a la bici por debajo y por encima de la pipa de dirección. Con esto, en los baches, que son impactos centrales que reciben las ruedas, la horquilla flexa menos hacia atrás y trabaja amortiguando.

12308277_871676592930894_7438808564065108399_n

Es cierto que hay que acostumbrarse a usarla, sobre todo a baja velocidad puede notarse que la tenemos en un lado, que no está centrada, y por lo tanto las curvas no se dan igual hacia uno y otro lado.

Cuando empezamos a usar la horquilla Lefty todas las curvas nos las “comemos” por el lado interior, porque estamos acostumbrados al tiempo de reacción que necesitan las demás horquillas y puede llegar a parecernos inestable. Algo que se soluciona con horas de uso.

Después de este periodo de adaptación si volvemos a coger otra bicicleta con otro tipo de horquilla, nos parecerá lenta de reacción.

En resumen, como os habéis podido dar cuenta a mí me gusta más una Lefty que una horquilla tradicional, de hecho desde que la descubrí no he vuelto a usar otra. Es una horquilla que no te deja indiferente, o te gusta o no te gusta, es su esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *