Llega la hora del gimnasio

Con la llegada del calor, las horas del día para pedalear se van reduciendo, ya que os recomiendo que durante estos meses lo hagáis o bien a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Si no os viene bien estos horarios, no os preocupéis, porque es un momento perfecto para que comencéis un ciclo de gimnasio durante estos meses de calor.

Seguro que muchos de vosotros os estáis preguntando por qué entrenar ahora estos meses en el gimnasio. Desde mi punto de vista, el gimnasio, por un lado, os ayudará a poneros más fuertes, a trabajar ciertos músculos de vuestros cuerpos que con la bicicleta no trabajáis y no perderéis tantas sales minerales, aunque es fundamental que continuéis tomando sales y recuperadores.  Por otro lado, os vendrá bien mentalmente dejar a un lado la bici por un tiempo. La mente necesita descansar  de tanta bicicleta, cuando volváis a cogerla la haréis con muchas más ganas, os lo digo por propia experiencia.  A mí los dos meses en el gimnasio me vienen muy bien, ya que cojo la bicicleta con mucha más fuerza, tanto físicamente hablando como mentalmente.  Aunque creáis que habéis abandonado la bicicleta, lo que hacéis es volver con más fuerza.

pesas

Os aconsejo que a la hora de acudir al gimnasio lo hagáis con un plan de entrenamiento en el que se combine sesiones de spinning y body pump, con pesas, TRX o fitball, y por supuesto todo ello acompañado de un buen estiramiento. De esta forma, podéis dejar para el fin de semana los entrenamientos de bicicletas o las competiciones, aunque la temporada de Mountain Bike sufre ahora un parón hasta el próximo mes de septiembre.

El plan de gimnasio que suelo seguir es el siguiente

  • Spinning, tres días en semanas: lunes, miércoles y viernes
  • Body Pump, dos días en semana: martes y jueves
  • TRX y ejercicios con la bola de fitball, diariamente: no se hacen los ejercicios tan estáticos como en las pesas o las máquinas, y nos obliga a mantener el equilibrio, lo cual nos viene muy bien para cuando volvamos a coger nuestra bicicleta.
  • Todos los días después de la correspondiente clase, pasaréis a la sala de pesas y allí trabajaréis los distintos grupos musculares.
  • 20 minutos de estiramientos diarios.

Con estos dos meses que suelo hacer en verano y uno en invierno,  disminuye mucho mis dolores de espalda, que solían ser muy comunes. A los 3 o 4 meses de haber dejado el gimnasio vuelven a aparecer, por lo que creo que es muy aconsejable dedicar una parte del año a fortalecernos en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *