Los 10 errores más frecuente en el entrenamiento de MTB

Practicar ciclismo de montaña es muy bonito, pero a la vez es un deporte que requiere una gran exigencia física. Ya sea para mejorar el rendimiento de nuestros entrenamientos o para evitar posibles lesiones, hay una serie de cosas que todos los ciclistas de montaña deberían evitar hacer, antes, durante y después de cada entrenamiento.

A continuación, os exponemos los 10 errores más frecuentes y que deberéis de evitar a toda costa.

1. Hacer siempre lo mismo. Es lo más cómodo, pero a la larga se convertirá en monótono y puede hacer que nos estanquemos. Hay que cambiar el terreno, cambiar los ritmos, la duración de la salida, en grupo y solo, semanas de competición semana de descargas, alternar días duros, o hacer varios días duros seguidos….son infinitas las modificaciones que podemos hacer para que el cuerpo no se estanque en su progresión. No se trata de cambiar cada semana, pero sí de meter modificaciones cada uno o dos meses. No solo es más eficaz, sino que también es más divertido.

2. No planificar. Tampoco hace falta llevar una planificación minuciosa, semana a semana o día a día. Pero poner en el calendario las competiciones, con los objetivos generales de cada mes, con una estimación de horas de entrenamiento, os será de gran ayuda a lo largo de la temporada.

3. Intentar seguir al líder. Otro error muy frecuento es salir en grupo e intentar siempre ir a rueda del más rápido. Tu cuerpo necesita adaptarse poco a poco a los esfuerzos, no puede salir siempre a por todas. Debéis pensar que cada uno tenéis vuestro ritmo y rutinas de entrenamiento, y que no podéis ir siempre persiguiendo a todo el mundo.

Uno de los errores más frecuente es picarnos con   algunos de los ciclistas que llevamos delante. No todo el mundo tiene el mismo ritmo y las mimas condiciones físicas.
Uno de los errores más frecuente es picarnos con algunos de los ciclistas que llevamos delante. No todo el mundo tiene el mismo ritmo y las mimas condiciones físicas.

4. Salir solo los fines de semana. Hay mucha gente que solo puede salir con su bicicleta los sábados y domingos. Eso tiene un problema, y es que para no perder la forma puede estar bien, pero para entrenar y obtener resultados es insuficiente. El cuerpo necesita esfuerzos continuos y repetidos a lo largo de la semana para ir mejorando, si bajamos la guardia el rendimiento también baja. Rodar un par de horas durante la semana será altamente beneficioso para vuestro rendimiento y os evitará más de una lesión en vuestras largas rutas de montaña de los fines de semanas.

5. No hacer entrenamientos de intensidad, ni salidas de gran fondo no es lo más idóneo. Con los entrenamientos de intensidad se estimulan los sistemas anaeróbicos y la capacidad de consumo máximo de oxígeno. Se trata de realizar más de 3 horas para mejorar estos sistemas. Por otro lado, las salidas de gran fondo son perfectas para poder desarrollar al máximo la resistencia aeróbica realizando salidas de larga duración, es decir, de más de 3 horas. Esto dependerá del nivel y de la experiencia de cada uno de vostros.

6. No descansar lo suficiente. Sobre este tema os hablábamos en un post anterior, la importancia del descanso, y es que es un error muy frecuente entre las personas que compiten mucho y dedican innumerables horas a entrenarse. Para asimilar el estímulo del entrenamiento es fundamental descansar. Hay una cosa clara, cuanto más intenso sea tu entrenamiento, más importante será el descanso.

7. No hidratarse encima de la bici. Si la ruta va a ser corta hay gente que prefiere no llevarse agua y acabar con un poco de sed. Si tenemos sed quiere decir que estamos empezando a deshidratarnos, y en estas condiciones es difícil rendir encima de la bicicleta, se desgasta en exceso el cuerpo y no podemos entrenar correctamente. Rodar con déficit de líquidos en el organismo es extremadamente agresivo para nuestro cuerpo, con una drástica reducción del rendimiento y una recuperación de los entrenamientos mucho más larga. Beber agua y bebidas isotónicas durante la marcha, aunque no se tenga sed, es la mejor opción para mantener nuestro cuerpo perfectamente hidratado.

tomando-agua
Es fundamental mantenerse hidratados encima de la bicicleta.

8. No alimentarse adecuadamente. Como os comentábamos en nuestro artículo sobre los hidratos de carbono, lo carbohidratos son la principal fuente de energía de los ciclistas. Antes de un entreno fuerte debes tener lleno los depósitos de glucógenos. Necesitamos ingerir hidratos 2-3 horas antes de salir (pasta, arroz, patatas…), si va ser largo el entreno debemos de tomar hidratos durante el ejercicio (barritas, geles, plátanos…) Consulta en nuestro artículo cuales son las 8 mejores fuentes de hidratos de carbono.

9. No hacer estiramiento ni antes ni después de coger la bici. Estirar antes es beneficioso para calentar los músculos y después para evitar que los músculos se acorten, sobre todo los músculos posteriores o isquiotibiales. Los estiramientos son imprescindibles, incluso una sesión específica una vez a la semana. Consulta las 6 reglas para un estiramiento seguro.

10. Rodar con dolor. Si decidimos seguir entrenando sin hacer caso a nuestras molestias, es probable que una lesión más seria aparezca. Mejor quedarnos sin rodar un día, que quedarnos más días en el dique seco como consecuencia de una lesión más grave que encima pudimos evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *