Los calambres: causas y prevención

Aunque pueden aparecer en cualquier momento,  esta época del año, debido al intenso calor, es el periodo más común para que surjan los calambres.

calambres

Durante mucho tiempo se ha asociado la aparición de los calambres con la deshidratación, pero lo cierto es que existen varios factores más que producen su aparición:

  • Deshidratación, debido a una excesiva sudoración e incorrecta reposición de líquidos, antes, durante y después de la prueba.
  • Agotamiento muscular, cuanto mayor es el esfuerzo realizado, mayor es la posibilidad de sufrir su aparición. En el ciclismo el entrenamiento de fuerza resistencia a lo largo de la preparación es imprescindible para evitar en lo posible este problema
  • Abuso del desarrollo y cadencia baja, el forzar muscularmente, hace que se acumule ácido láctico. Es muy importante la elección del desarrollo.
  • Ir a un ritmo más elevado para lo que estás entrenado, sobrepasando el umbral anaeróbico en muchos momentos y durante mucho tiempo.
  • Estar en tratamiento o haber estado tratado recientemente con ciertos medicamentos (antibióticos, antiinflamatorios, etc.)
  • Estrés y falta de descanso los días previos
  • Higiene bucal, está demostrado que problemas a nivel bucal, suelen traer problemas tipo muscular y calambres.

Una vez que hemos visto cuales son las principales causas por las que aparecen los calambres, vamos a exponeros qué medidas debéis tomar para que estos no se produzcan.

  • Estirar correctamente antes y después de cada ejercicio. De esta forma, preparamos los músculos de cara al ejercicio y los relajamos una vez concluido.
  • Evitar el ejercicio intento con temperaturas elevadas.
  • Beber abundante líquido en las salidas, tanto agua, como bebidas enriquecidas son sales minerales.
  • Durante la salida debéis de consumir algún alimento rico en potasio.

Sí aun así seguís sufriendo calambres musculares, solo queda combatirlo de la mejor forma, disminuyendo el ritmo y bebiendo mucha agua. Pedalear con calma hasta que os vayáis recuperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *