Los secretos de entrenamiento del ganador del Tour 2015, Chris Froome

El hombre que se encuentra detrás de Froome y el principal artífice de su éxito es un fisiólogo australiano, Tim Kerrison, que ha revolucionado la forma en que los ciclistas del Sky reparten sus esfuerzos para ser capaces de aumentar la cadencia cuando el organismo está cerca de su límite. «Peter Kennaugh (uno de los gregarios de Froome) confeó a «The Guardian» que “la manera en que Chris hizo la subida al Ventoux fue exactamente igual a un entrenamiento. No nos limitamos a hacer series a un ritmo constante. Se trata de manejar cambios de ritmo para ir, digamos, de 350 a 650 vatios durante unos segundos, atacar y conseguir un hueco sobre el rival para, a continuación, volver a bajar a 350 vatios”. Picos muy altos y valles intensos, pero sostenibles. Ese esfuerzo extra produce una carga de lactato en el músculo, un factor limitante que puede sobrellevarse con el entrenamiento adecuado.

froome montaña
EFE. Froome en su imparable ascensión hacia la cumbre del Mont Ventoux.

 

El preparador del Sky utiliza un programa informático especializado Triningpeaks, pero ese no es su secreto, porque otros equipos como el Tinkoff Saxo de Contador, o el Orica, lo utilizan. Posiblemente, sin sacarle el rendimiento de Kerrison, al que le permite transmitir a cada ciclista los planes individualizados de entrenamiento, recibir sus datos de potencia, de kilometraje o de velocidad. Esos datos que, supuestamente, fueron pirateados de su ordenador y utilizados para acusar de dopaje a Froome.

El secreto está en analizarlos de la manera más correcta, y discutirlos con los directores del equipo, “para garantizar que la estrategia de cada carrera sea compatible con la capacidad del ciclista”.El Sky tiene cuatro entrenadores, uno para cada siete ciclistas, que reciben una atención personalizada, y nada se deja a la improvisación.

La preparación de Froome para este Tour comenzó justo a partir de su caída en el del año pasado y mientras entrenaba para la Vuelta Ciclista a España.

Sobre el “estilo sentado” de Froome también hay una explicación. Según Kerrison, ofrece una clara ventaja. El trabajo en el túnel de viento ha demostrado que hay menos resistencia cuando un ciclista permanece sobre su sillín en vez de incorporado y haciendo palanca. Esto se aplica incluso a velocidades relativamente bajas de escalada. “Es más eficiente acelerar en una posición aerodinámica. Más velocidad con el mismo esfuerzo”. Con su alta cadencia de pedaleo Froome trató de evitar, además, lo que le ocurrió a Andy Schleck en el Tour de 2011, cuando se le salió la cadena en un momento crucial de la carrera. El Sky tiene memoria y no deja nada a la improvisación.

Kerrison es partidario del ensayo-error. Dice que nunca impone un entrenamiento a Froome o a cualquier corredor del equipo si antes no lo ha probado él mismo, “aunque a un nivel mucho más bajo”. Su método se basa en la “periodización inversa”; en líneas generales, dar la vuelta a la planificación que siempre se ha utilizado en el ciclismo. Froome empieza la temporada a una intensidad alta y poco volumen y con el paso de los meses se baja la intensidad y se aumenta el volumen. Para el preparador del Sky, el entrenamiento debe parecerse a la competición.

El equipo Sky, durante la contrarreloj por equipo de esta edición del Tour de Francia.
El equipo Sky, durante la contrarreloj por equipo de esta edición del Tour de Francia.

Es una metodología que requiere un gran sacrificio de Froome, que desde el primer día debe entregarse con intensidad. Wiggins, ganador en 2013 no lo soportó. No estaba dispuesto a sacrificarse como para volver a ganar el Tour.

Kerrison prepara a Froome para que los entrenamientos y las carreras se parezcan. Debe comenzar a un ritmo intenso y después bajar a una cadencia que le permita responder a cualquier ataque. Dice que trata de gestionar el talento del equipo, a través de los entrenamientos, de la dieta personalizada desde lo que cada ciclista bebe en carrera, hasta los pastelillos de arroz que prepara el cocinero del Sky, en los que se controla hasta el tamaño. Todo está medido; todo está estudiado. “Este deporte está entrando en una nueva era”, dice Kerrison, mientras le escuchan escépticos. Sin embargo, ahora todos los líderes hacen rodillo al acabar la etapa. Como Froome.

FUENTE: El Mundo y ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *