Mi experiencia en la ABR

En el post de hoy quiero hablaros de mi experiencia en la ABR 2015. Este año ha sido mi cuarta participación en esta trepidante competición, y lo he hecho con un gran compañero, Basilio Rogelio Polvillo.

Lo cierto es que llegábamos a esta con carrera con las expectativas bastantes altas, debido al gran estado de forma en el que nos encontrábamos ambos. Nuestro objetivo era hacer podio en algunas de las seis etapas.

IMG-20150222-WA0003 (1)

La primera etapa constaba de 91 kilómetros y 3.300 metros de desnivel. Empezamos con muy  buenas sensaciones, pero en el ecuador de la prueba, y cuando íbamos entre los 10 primeros en Máster 30, mi compañero Basilio comenzó a sufrir problemas estomacales, lo que nos hizo bajar el ritmo, al menos, durante 20 kilómetros.  Por suerte, se fue recuperando poco a poco, y en los últimos 10 kilómetros fuimos a tope, adelantando a bastante gente hasta la meta. Conseguimos llegar justo detrás de los “Kaninas”.

La recuperación de este día fue complicada para Basilio, y el segundo día lo pagamos.  Sin duda, esta fue la peor etapa de la ABR. Estuvimos toda la etapa a un ritmo muy inferior al que nosotros podíamos ir, Basilio lo pasó realmente mal. He de decir que mi compañero demostró ser un grandísimo campeón al conseguir acabar la etapa. Aunque, este día marcó nuestra participación en la ABR, ya que perdimos casi una hora.

Tras esa fatídica jornada, comenzamos a ir cada vez mejor. La tercera etapa nos sirvió para coger un poco de confianza y para no perder tanto tiempo con la cabeza de carrera. Nuevamente, fue una etapa dura, con otros 3.300 metros de desnivel y con 78 kilómetros de recorrido, se suponía que era la etapa reina, y la verdad es que estuvimos a la altura, entrando con los “Kaninas”, que estaban en su terreno.

La tercera etapa concluyó en Jaén, y de ahí pusimos rumbo al municipio de Mancha Real, donde disputamos la etapa más corta, pero en la cual no bajamos de los 2000 metros de desnivel. Las cuestas eran mucho más duras y hubo un puerto de 12 kilómetros que posiblemente no bajo del 15%. Aquí sufrimos varias caídas, por suerte sin consecuencias, ya que los senderos eran muy largos de bajadas y técnicos. Este era el punto más alto de toda la competición y donde sufrimos más el frío, a la hora de la salida no superamos los 5 grados.

Durante las cuatro etapas que se disputaron en le provincia de Jaén, predominó la gran escala, es decir, todas las subidas y todas la bajadas eran largas, y el frío se hizo notar bastante.

IMG-20150226-WA0004

¡Y por fin llegamos a Córdoba! En las últimas dos etapas disfrutamos de un terreno que nos beneficiaba más a los dos, con subidas más duras, pero cortas y bajadas más cortas que las anteriores. Afrontábamos la 5ª etapa con 88 kilómetros de recorrido por delante y con un desnivel de 2000 metros, pero en realidad fueron 2.600 metros de desnivel!

Esta etapa se le hizo larga a mucha gente, sin embargo, nosotros fue en la que mejor nos sentimos en toda la ABR, y, por tanto, en la que mejor resultado conseguimos. Con Basilio totalmente recuperado, cruzamos la línea de meta en quinto lugar de Máster 30. ¡Por fin le ganamos a los “Kaninas”! (1 de 5).

En la sexta y última etapa me tocó a mí la cruz de la moneda, y durante toda la carrera me encontré mal, debido al resfriado que cogí en Jaén. Esta vez, era Basilio quien me tuvo que esperar a mitad de etapa porque me asfixiaba. Fue una etapa muy rápida, de 55 kilómetros con 1.100 metros de desnivel, la cual completamos en menos de dos horas y media.

La verdad, es que no se explicar muy bien con palabras que sientes cuando cruzas la meta de la sexta etapa. Por un lado, está la alegría lógica y normal de haber acabado una prueba tan dura y complicada como la ABRA, y más con todos los problemas que hemos tenido este año, pero por otro lado, tienes una sensación de tristeza porque ya ha acabado y para todos los que nos apasiona este deporte esta es una de las mejores competiciones en las que podemos competir y disfrutar del mountain bike. ¡Eso sí, me queda el consuelo de que el año que viene habrá más y mejor!!

IMG-20150304-WA0003

Por último, os dejo una serie de consejos para todos aquellos que vayáis a afrontar el año que viene la ABRA u otra competición de características similares:

Prepararos esta prueba con, al menos, dos meses de antelación, llevando un plan de entrenamiento.

  • Es muy importante que el compañero con el que vayáis a participar sea de vuestro nivel, si no os hacéis sufrir el uno al otro.
  • Antes de afrontar esta prueba, debéis de conoceros a vosotros mismos, para saber cuál es el nivel de esfuerzo que podéis mantener durante largos recorridos.
  • En este tipo de pruebas la alimentación es súper importante. Este año lo he comprobado de primera mano con mi compañero.
  • Debéis tener controlada la mecánica, y los repuestos que vais a necesitar.
  • No se acaba en la primera meta si no en la sexta, es una prueba que dura desde el primer día hasta el último.

En el siguiente post os hablaré de la recuperación diaria durante la ABR y de la recuperación una vez finalizada la ABR.

Cualquier consulta o duda que queráis comentarme,  estoy aquí para atenderos! Hasta la próxima!!

 

One thought on “Mi experiencia en la ABR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *