Pedales automáticos: ventajas y mantenimiento

Una de las mayores innovaciones en el mundo del ciclismo fueron los pedales automáticos, los cuales representaron una gran mejora, tanto en la seguridad del ciclista como en lo referente a la eficacia del pedaleo.

Pedales automáticos Shimano
Pedales automáticos Shimano

A continuación os vamos a exponer cuales son las principales ventajas de utilizar pedales automáticos:

  • Seguridad: Los pedales automáticos, al estar anclado a la bici, hace que sea prácticamente imposible que se escapen los pies en algún bache que no veáis, en un sprint… etc. De esta forma, vuestros pies van sujetos a la bicicleta de una manera más firme, evitando esos pequeños accidentes que pueden ocurrir cuando se escapa un pie del pedal.

 

  • Pedaleo más eficaz: Con los pedales automáticos mejoraréis el rendimiento sobre vuestra bicicleta, ya que la fuerza que hacéis para manteneros “pegados” a la bici, con los automáticos no es necesaria y la destináis al pedaleo, consiguiendo el “pedaleo redondo”, con el cual mejoraréis la efectividad de los entrenamientos y reduciréis lesiones derivadas de desequilibrios musculares entre ambas piernas.

 

  •  La posición del pie siempre es la correcta: Los pedales automáticos no os permiten utilizar otras posturas en los pies que puedan provocar algún tipo de lesión a largo plazo. Eso sí, tenéis que aseguraros que ajustáis correctamente la posición de la calas en vuestras zapatillas. En este artículo os lo explicamos ENLACE.
<lsdhfsñdkfnbn´ñlfhgm
Es importante que ajustéis de forma correcta las calas de vuestras zapatillas a los pedales automáticos.

Al igual que con cualquier otro elemento de la bicicleta, los pedales requieren un mantenimiento tanto exterior como interior. Veamos en que consiste cada uno de ellos

  •  Mantenimiento externo: Pasa por mantener limpia la parte donde se engancha la cala y lubricar el muelle, preferiblemente con un aceite de spray.
  •  Mantenimiento interior: consiste en desmontar el eje, limpiar y engrasar (con grasa resistente) el eje y el rodamiento. Luego hay que volverlo a montar. Es importante engrasar correctamente la rosca del eje que va a la biela, de esta forma evitaréis crujidos y que con el tiempo el pedal se quede gripado y no se pueda desmontar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *