EL RINCÓN DE PABLO

LA TENDENCIA DE USAR UN MANILLAR MÁS ANCHO ¿A FAVOR O EN CONTRA?

En los últimos años, hemos visto que se ha incrementado el ancho de los manillares. Si te preguntas si esto tiene algún sentido, continúa leyendo este post.

Principalmente, el hecho de usar uno más ancho aporta un mayor control en la rueda delantera y estabilidad en el momento de la bajada. Esto facilita la dirección de la bicicleta, ya que el impacto lateral en la rueda debe ser mayor para hacernos perder la trayectoria.

La aparición de las ruedas de 29’’ hace que, al tener un diámetro mayor, ejerzan palanca sobre la dirección, por lo que requiere igualmente un manillar más ancho para estabilizarla. Por ejemplo, en las bicicletas de Rally con ruedas de 29’’ se utilizan manillares con medidas alrededor de los 680-700 mm, en el caso de una bicicleta de Enduro con ruedas de 27,5” suele ser de 740-780 mm. Para ruedas de 26”, uno de 740 mm puede ser más que suficiente.

Esto puede variar, si sueles montar por senderos mayoritariamente estrechos y/o cerrados, un manillar ancho puede ser más un obstáculo que una ayuda. Si tu manillar es tan ancho que te obliga a montar con los brazos muy extendidos y con los codos bloqueados encontrarás que te resultará muy difícil de reaccionar ante los obstáculos. Igualmente, si no tienes mucha amplitud de brazos y eres estrecho de hombros, los manillares anchos no te resultarán confortables.

Esta moda proviene de profesionales que montan por terreno muy técnico y rápido, donde los senderos empiezan a intentar arrancarte el manillar de la mano a cada obstáculo. Si el terreno por el que sueles montar no es tan técnico, la necesidad de un manillar ancho se reduce.

¿Cómo saber el ancho idóneo de tu manillar?

Te recomendamos que, a la hora de comprar un nuevo manillar, si aún no has encontrado tu medida perfecta, siempre sea largo para así poder acortarlo sin problemas. Un truco para encontrar nuestro ancho y no tenerlo que ir cortando cada vez, es comprar un manillar ancho y montar puños de tipo lock-on (de los que se sujetan por los extremos con un tornillo), y así, fácilmente, podremos ir jugando con el ancho de manillar dependiendo de cómo coloquemos los puños hasta que encontremos nuestra medida perfecta.

Fuente: Bikingpoint.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *