TRUCOS MECÁNICOS

ciclista colocando las calas correctamente

3 TRUCOS PARA COLOCAR LAS CALAS CORRECTAMENTE

 

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta para pedalear es la colocación de las calas. Si estas están bien colocadas, podrás conseguir mucha efectividad en cada pedalada, así como un mayor control sobre la bici. Sin embargo, en caso contrario, esto solo te puede ocasionar lesiones de rodilla y problemas en los pies. Aquí te enseñamos en tres sencillos trucos cómo colocarlas.

Ajuste antero-posterior

Esto es adelantar o retrasar la cala. Para llevar a cabo este ajuste, nos pondremos la zapatilla y enganchamos la zapatilla al pedal. Con la biela en 90º y el pie plano, buscaremos la posición del metatarso. El metatarso es el hueso del pie que más sobresale hacia dentro, también conocido como juanete. Mirando desde arriba, tendremos que comprobar que este hueso está por delante del eje del pedal. Unos 5-6 mm para pies pequeños y en torno a 10 mm para pies grandes.

 

Ajuste lateral

Se refiere a llevar la cala hacia el borde interno o hacia el borde externo. En función de la forma de los tacos de la zapatilla se podrá mover más o menos. Según nuestra forma de pedalear, moveremos las calas hacia el exterior o hacia el interior.Si vemos que nuestras rodillas claramente se van hacia el cuadro cuando pedaleamos, entonces debemos echar las calas hacia el borde externo de la zapatilla con el objetivo de aproximar la zapatilla a la biela. Si, por el contrario, nuestras rodillas tienden a irse hacia fuera al pedalear, tendremos que desplazar la cala hacia el interior de la zapatilla.

Rotación

Este ajuste se refiere a la orientación que le podemos dar a la cala: recta, apuntando hacia el cuadro o apuntando hacia fuera. Como los pedales de montaña le dan al pie muchos grados de libertad de movimiento, la gran mayoría de ciclistas acertarán colocando la cala apuntando hacia el centro de la zapatilla, es decir, sin girarla hacia ningún lado. No obstante, algunas personas necesitarán girar un poco la cala para pedalear más cómodos. El objetivo final que buscamos con este ajuste es que el pie se sitúe en una posición natural cómoda, evitando que el pedal nos obligue a colocar el pie de forma forzada. No te fíes por la zapatilla en su globalidad, ya que será difícil colocarla recta. Ten en cuenta que la punta gira hacia adentro. Por ello es más fácil centrarse en el propio espacio donde atornillamos la cala. En muchas ocasiones ese espacio tiene unas guías que nos son de gran ayuda.

 

Posibles dolencias:

Si nos duele la cara interna o externa de la rodilla, se suele solucionar de manera sencilla: giras la puntera de la zapatilla hacia donde te duele, rotando levemente la rodilla, de esa manera hacemos fuerza con la parte contraria, liberando un poco el dolor.

Hay que prestar especial atención a no girar demasiado las calas ya que no queremos pasar de un dolor a otro. Los giros han de ser muy pequeños y es imprescindible ir probando. Otra opción es cambiar el tipo de pedal ya que unos gozan de mayor libertad de giro que otros.

 

Fuente: pedalesyzapatillas.com/ mountainbike.es/ solobici.es/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *